[Función Dominical] Otro pastiche para niños

En el bosque es cine musical aunque, a decir verdad, carece de grandes arias. Lejos está de los grandes musicales de Hollywood.
a Streep es un ícono y se puede dar el lujo de hacer con su carrera lo que le dé la gana, pero nominarla por un papel tan menor sabe a propaganda.
a Streep es un ícono y se puede dar el lujo de hacer con su carrera lo que le dé la gana, pero nominarla por un papel tan menor sabe a propaganda. (Peter Mountain, Disney Enterprises)

Ciudad de México

Es un clásico. Nominar a Meryl Streep para el Oscar quiero decir. Se le nominó como actriz secundaria por En el bosque, un pastiche de cuentos infantiles que, en la tradición de Shrek, mezcla diversos cuentos para contar la historia de un panadero que debe conjurar cierta maldición que ha caído en su familia. En el bosque es cine musical aunque, a decir verdad, carece de grandes arias. Lejos está de los grandes musicales de Hollywood. Oliver! de 1968, por ejemplo, tenía espectaculares coreografías y un encanto del que carece En el bosque.

Si Meryl Streep hubiera ganado por su participación como la bruja de En el bosque, al menos yo me hubiera ofendido. La Streep es un ícono y se puede dar el lujo de hacer con su carrera lo que le dé la gana, pero nominarla por un papel tan menor sabe a propaganda. Propaganda para que la gente se prejuzgue positivamente esta película. Parece que si la señora Streep apareciera en un programa de Laura de América, también la nominarían.

Ahora bien, el cine musical es como el cine gay o el cine de vampiros, una categoría aparte. Tiene sus propias reglas y un público cautivo que verá la película buena o no. Si es usted uno de esos que piensa que Barbra Streisand es la actriz más importante del mundo es posible que En el bosque lo maraville. No se trata solo de Meryl Streep caída como por encanto en una pieza de Broadway, está también Johnny Depp haciendo (con bastante buen tino, debo decir) al lobo malo pero coqueto que se le aparece a Caperucita roja cuando cruza el bosque para ir a ver a la abuelita.

Pero aún suponiendo que seamos fanáticos del cine musical, que recordemos Cantando bajo la lluvia como la mejor película de todos los tiempos, aún así, En el bosque falla justamente porque no tiene grandes momentos musicales y a veces nos encontramos con que los protagonistas están diciendo ripios sin cesar. Tampoco hay grandes momentos coreográficos, y aunque el diseño de producción es espectacular, es lo menos que espera uno en una película que se cuelga de la fama de Streep y Johnny Depp.

Como sea, los cuentos de hadas suelen enseñar que no todo es bueno o malo. En el bosque tiene a dos personajes que, a decir verdad, resultan bastante simpáticos. Tenemos a una Caperuza de ceja poblada y actitud de quien no se deja comer por ningún lobo (coqueto o no) y un niño que interpreta a Jack el de las habichuelas. Éste también resulta bastante simpático. Meryl Streep llegado el momento, luce todavía un cuerpo espectacular y las hermanastras de Cenicienta siguen dando pie para reír. Tal vez esta sea la principal muestra de que En el bosque es un producto más bien superfluo. Todo productor sabe que cuando los actores de reparto resultan más simpáticos que los estelares, algo está mal.

Meryl Streep ha llegado a tal nivel que por su sola participación en esta película, el musical de Lapine pasará a la historia del cine. Pasará, es cierto, como una nota a pie de página, una predecible película que no tiene el encanto de una buena función dominical.

En el bosque (Into the Woods). Dirección: Rob Marshall. Guión: James Lapine basado en su propio musical. Fotografía: Dion Beebe. Música: Stephen Sondheim. Con Anna Kendrick, Meryl Streep y Chris Pine. Estados Unidos, 2014.

@fernandovzamora