Da voz a 200 personajes y ¡no lo conocen!,

Memo Aponte, de 22 años, no estudió el arte del doblaje, su talento radica en el don de su voz y en lo aprendido en foros de grabación de la casa Disney.

México

Con más de 200 voces que presumir, Memo Aponte es hoy en día uno de los actores de doblaje más jóvenes en México, con una carrera que inició a los 11 años con el personaje de Nemo en la película Buscando a Nemo, y que a sus 22 años ha consolidado con personajes como Andy (Toy Story 3), Phineas Flynn (Phineas and Ferb), Simba (El rey León III) y Ezra (Star Wars Rebel), entre otros.

Lo que para un niño comenzó como un juego divertido donde podía ver sus películas animadas favoritas antes que todos sus amigos, hoy es para Memo su principal fuente de trabajo y la manera de desarrollar la capacidad de amoldar su voz a distintos tonos, acentos y velocidades.

“Obviamente a los 11 años yo no lo vi como un proyecto de trabajo. Fue algo inesperado. La voz de Nemo fue un gran comienzo porque fue muy exitosa, a la gente le gustó muchísimo”, dijo Aponte, que gracias a dicha cinta fue considerado por Disney para películas como Los increíbles y Star Wars. “Esa oportunidad que me han dado es genial”.

A diferencia de muchos que estudian con la esperanza de conseguir una oportunidad en el mundo del doblaje, la escuela de Memo fueron los sets.

“Cuando hice Nemo creí que no volvería a grabar otra película. Hay talento, pero más que eso mi escuela fue dentro del medio, mi escuela fueron los estudios, yo aprendí con gente de Disney. Gracias a ellos he crecido tanto en esta parte”, explicó el actor que aún recuerda su primera experiencia de doblaje.

“Nunca me había parado enfrente de un micrófono. Con Nemo me pararon y me dijeron: ‘Este es tu personaje’, yo pensé: ‘¿Qué tengo que hacer?´. No creí que me iba a quedar, pasó tiempo y no me decían nada. Competí contra muchos niños, mandaron las pruebas de voz a los estudios de Disney, allá se decide quién hace las voces. Dos semanas después dijeron: ‘Memo, tú eres la voz de Nemo’”.

A pesar de contar con más madurez y conciencia, a Aponte le sigue costando trabajo comprender el alcance que tiene su voz. “No lo asimilas, llega un momento en que no te das cuenta de que tu voz la escucha muchísima gente. Va para toda Latinoamérica, no solo para México.

“Cuando empecé a hacer Phineas y Ferb me di cuenta del boom de una serie o película como esas. Tenía como 16 o 17 años, estaba chavito”, recordó Memo.

A la fecha, lo que más disfruta del doblaje, es poder ser la voz de tantos rostros completamente diferentes entre sí, “eso es lo que hace único el doblaje, la magia de no saber quién es” y experimentar el mundo que le permitió ser un niño más feliz.

“Cambió mi vida totalmente, cuando era un chavito de 11 años era muy introvertido, el estar frente a un micrófono, estar frente a una cámara, porque soy conductor aparte de Disney en Tv Azteca, me hizo desenvolverme. Eso en mi vida me dio muchas bases. Ahora en la escuela, mi familia y todo mundo está muy orgulloso de mí, aunque tampoco es que vaya caminando en la calle y me digan: ‘¡Ah, tú eres Phineas’”.  

Claves

Su trabajo

- El doblaje para Memo no para. “Vienen cosas muy grandes que no puedo decir. Ahorita me bombardearon de Star Wars”.

- Una de las películas favoritas de Aponte es Star Wars, “soy fan, es lo padre de Rebels, hasta los colores, los sonidos, todo regresa a ser como en las primeras tres cintas”.

- Cuando trabaja con Disney, la empresa se encarga de instruirlo, “me explican, ‘tu personaje es este, vive en este lugar, le pasó esto, esta es su historia de familia, y son los personajes con los que convive’”.