El teatro permite a Luna disfrutar de la tranquilidad

"Cada vez nos despedimos mejor" empieza nueva temporada, ahora en el foro Ignacio López Tarso, donde se presentará por seis semanas.
El actor (al centro) con el equipo de la obra.
El actor (al centro) con el equipo de la obra. (Alfonso Manzano/Clasos)

México

La tranquilidad de caminar por las calles, tomar un café, regresar a casa andando o entablar un par de diálogos con algún desconocido eran regalos propios del teatro para Diego Luna, pero hace un par de meses estas situaciones eran impensables en su cotidianeidad, pues la promoción de su filme César Chávez lo llevó a “la locura”.

“Extrañé mucho el teatro, porque se vive de forma diferente, pero la promoción de César Chávez me llevó a la locura. Antes tenía vida, caminaba por la calle al terminar la función, tenía cercanía con el público y un sabor que solo te da el teatro, extrañaba mucho compartir la experiencia de tomar un mezcal”, dijo Luna.

“Con esta obra cambió algo, ahora tengo la experiencia de salir del teatro intimista y conocer lo que pasa en un teatro más grande, como lo fue el Diana, de Guadalajara, las energías son distintas.

“Lo que me gusta de la obra es que al final se plantea un nuevo inició él (Mateo) va a tener que comenzar de cero, tiene una oportunidad”, añadió.

La obra Cada vez nos despedimos mejor ofrece una reflexión sobre México en las  últimas tres décadas, “hay momentos que marcaron mi vida, como el año 1994, cambió la forma de relacionarme con mi padre, pero también fue un año del error de diciembre y luego el asesinato de Colosio, apenas tenía 15 años y comenzaba a ejercer mi ciudadanía.

“Fue un año duro y sentí que había pasado mucho a nivel social, pero también recuerdo el año  del temblor, en 1985. Estos años fueron los que me marcaron, al igual que el 2000, un momento que me impactó porque veníamos de vivir años de lo mismo, y de pronto ocurrió lo inimaginable y gana otro partido”, añadió el actor sobre el texto que protagoniza y con el que regresa al escenario en el Teatro Ignacio López Tarso.

De alguna manera, la obra dirigida por Alejandro Ricaño despojó a Luna de sus miedos. “Entendí perfectamente por qué me asustaba comenzar la obra, porque en ese momento previo a subir al escenario no había de quién agarrarse, pero descubrí que no estoy solo y aunque suene cursi, ahora sé que me subo con un texto a prueba de balas”, dijo al compartir detalles de su obra. 

Claves

El origen

- Diego Luna formuló la idea general del monólogo, pero fue Alejandro Ricaño quien le dio vida con una historia de amor en un contexto social que envuelve las últimas tres décadas del país.

- Cada vez nos despedimos mejor retomará funciones a partir del 28 de junio y permanecerá en el Teatro Ignacio López Tarso hasta inicios de agosto; los precios van desde los 150 pesos.