También la belleza muere

La actriz Lauren Bacall falleció ayer a los 89 años en su departamento de Manhattan, por un derrame cerebral.

México

La actriz estadunidense Lauren Bacall sumió ayer a Hollywood en un doble luto después de la muerte de Robin Williams al fallecer a los 89 años en su casa de Nueva York, dejando atrás una carrera legendaria y una condición, la de viuda de Humphrey Bogart, que la persiguió durante 67 años.

Fue la cuenta oficial de Twitter de la entidad que gestiona el legado de Bogart la encargada de confirmar su muerte.

“Con profundo dolor por la magnitud de nuestra pérdida, y con una inmensa gratitud por su increíble vida, confirmamos la muerte de Lauren Bacall”, decía el tuit que volvió a confirmar esa macabra ley que reza que las estrellas nunca se van solas.

Si Robin Williams conmocionaba ayer a Hollywood en una muerte que apunta a suicidio, como una estrella que colisiona, hoy Lauren Bacall se fue como un astro que se extingue de manera natural, después de haber sufrido esta mañana un derrame cerebral, confirmaron posteriormente fuentes cercanas a la familia.

Bacall, quien en su larga carrera obtuvo dos premios Tony y un premio Oscar honorario, murió en Nueva York. Robbert J.F. de Klerk, socio administrador de la herencia de Bogart, indicó que Bacall murió en casa, pero declinó ofrecer más detalles. Stephen Bogart, hijo de la actriz, confirmó su muerte.

Ella estuvo entre las últimas estrellas de la vieja época de Hollywood y su leyenda, y la de Bogie y Bacall —la pareja de carácter duro que podía pelear y hacer las paces— comenzó casi desde el momento en que ella apareció en la pantalla.

Era modelo y actriz de papeles pequeños en Nueva York antes de mudarse a Hollywood cuando tenía 19 años, y consiguió fama de inmediato en 1944 con una escena en su primera película, To Have and Have Not.

Bacall tenía menos de la mitad de la edad de Bogart, pero era tan lista e insensible como él. Su mirada maliciosa, con la barbilla inclinada hacia abajo y los ojos avivados, se sumaron a su fama; la apodaban La mirada. Bogart y Bacall se casaron entre encabezados noticiosos en 1945 y fueron coprotagonistas en tres películas más: The Big Sleep (1946), Dark Passage (1947) y Key Largo (1948). Su matrimonio duró hasta la muerte de él de cáncer en 1957.

La actriz se presentó en películas durante más de medio siglo, pero no fue hasta 1996 cuando recibió una nominación al premio de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas: como actriz de reparto por su papel como madre del personaje interpretado por Barbra Streisand en The Mirror Has Two Faces.

Bacall nació el 16 de septiembre de 1924 en el Bronx de Nueva York, con el nombre de Betty Joan Perske, tenía sangre judía polaca (era prima de Shimon Peres) y rumana.   

Claves

La leyenda

- Sus regresos al cine fueron como invitada especial en títulos como Murder at the Orient Express, y se dedicó a escribir sus memorias, tituladas By Myself y que le dieron el National Book Award.

- El Oscar al que nunca la nominaban fue compensado con dos Tony por dos musicales basados en filmes del Hollywood clásico: Applause y The Woman of the Year.

- Sus últimas intervenciones fueron muy escogidas, con nombres como Lars Von Trier (Dogville y Manderlay) y en un corto dirigido por Natalie Portman (Eve).

- Cuando en 2009 Hollywood le dio el Oscar honorífico, solo dijo: “Por fin, ¡un hombre!”.