Nacieron los futuros herederos de Mónaco

El príncipe Alberto y su esposa, la princesa Charlene anunciaron la llegada de sus mellizos, Gabriella Therese Marie y Jaques Honore.
El hecho originó una gran fiesta.
El hecho originó una gran fiesta. (AP)

Mónaco

Por primera vez desde que Mónaco se fundó en el siglo XIII, su familia real tuvo mellizos ayer que fueron recibidos con cañonazos de honor.

La princesa Charlene de Mónaco tuvo primero a una niña y después a un niño, pero el varoncito será el futuro gobernante del principado de acuerdo a las leyes de sucesión masculina de Mónaco.

Los mellizos reales Gabriella Therese Marie y Jacques Honore Rainier, de Charlene, de 36 años, y el príncipe Alberto, de 56, son herederos de la dinastía Grimaldi que gobierna el principado.

Gabriella nació a las 5:04 p.m. y su hermano Jacques dos minutos después, de acuerdo con un comunicado del palacio.

Mónaco un enclave de dos kilómetros cuadrados de apartamentos elegantes y tiendas lujosas en la riviera francesa, con una población de unos 30 mil habitantes.

Alberto, el hijo de la fallecida actriz estadunidense Grace Kelly, quien en Mónaco se convirtió en la princesa Grace, había creado preocupación por su soltería largamente defendida y su falta de herederos, ya que los dos hijos que tuvo fuera del matrimonio no podrían reclamar el trono. El príncipe se casó finalmente con Charlene Wittstock (originaria de Zimbabue, criada en Sudáfrica y ex nadadora olímpica) en 2011.

Ahora el pequeño principado tiene dos grandes motivos para regocijarse.

“Esto dará una inmensa felicidad, ¡inmensa!”, dijo la residente de Mónaco Isabelle Roux. “Ellos han sido esperados como un mesías, todo mundo habla solo de eso”.

“Dos bebés por el precio de uno, creo que es muy bueno para la imagen”, dijo Adelaide de Clermont-Tonnerre, editora en jefe del semanario de celebridades Point de Vue. “Con los mellizos siempre hay interés extra”.

Solo una mujer ha gobernado Mónaco, la princesa Luisa Hipólita, pero murió a los pocos meses de llegar al trono.