La ecuación no salió y decidimos cerrar: Morris

El montaje de "Los monólogos de la vagina" concluyó sus presentaciones en Broadway en la sexta semana debido a la baja preventa que registró.
Angélica Vale, Angélica María y Kate del Castillo, las primeras.
Angélica Vale, Angélica María y Kate del Castillo, las primeras. (Archivo)

México

El declive en la preventa de Los monólogos de la vagina en Broadway, y la baja asistencia de las últimas semanas, obligó a Morris Gilbert, productor de la puesta, a poner fin al sueño de la primera obra que llegó a Nueva York completamente en español.

La demanda teatral en Broadway obliga a los productores a asegurar su permanencia en cartelera a través de la preventa, y la obra escrita por Eve Ensler no aseguró un alza en ventas programadas en fechas próximas mediante dicha vía.

“Es una cuestión de costos contra ingresos. Los ingresos no eran los suficientes para superar los costos, por lo tanto, la ecuación no salió y decidimos cerrar. Es como cualquier negocio, si entra menos de lo que sale no es negocio.

“Depende mucho de la preventa que tengas, te va dando un parámetro, resulta que no teníamos preventa, la venta siempre era de última hora. Al último momento era cuando la gente llegaba o no llegaba, vivir con esa angustia todos los días no es muy bueno para la salud de nadie”, aseguró Morris, quien con la función del domingo pasado en el Westside Theatre puso en pausa su sueño.

El productor explicó que a la puesta protagonizada inicialmente por Angélica Vale, Angélica María y Kate del Castillo “le fue muy bien las primeras semanas y después empezó a bajar mucho, rápidamente. Las últimas tres semanas estuvimos dilucidando y debatiendo sobre qué hacer y creímos que esta fue la mejor de las decisiones”, dijo Morris, que aunque conoce los altibajos del teatro, lamenta lo sucedido.

“(Deseaba) que hubieran sido seis años y no seis semanas. Lo que pasa siempre es que tienes expectativas y esperas grandes resultados, no siempre los obtienes y esta es una de esas tantas veces”, explicó Morris, pues entre los planes para la puesta en Nueva York se contemplaba la participación de más actrices, como Andrea Legarreta.

“Era una temporada abierta a lo que el público decidiera, como siempre, pero sí había planes para continuar y había una larga lista de actrices ya confirmadas. Fue difícil pero así es el teatro, así es la vida… Entre los sueños y las realidades a veces no encuentras el punto medio para hacer que los sueños aterricen en realidad… Finalmente ya lo hicimos, ya nos atrevimos, ya está en el currículum que hubo una vez un sueño. Después veremos qué trae la vida”, dijo.

Gilbert considera que Los Monólogos en español se internacionalizaron en un momento “raro” para la economía. “Por lo que oigo, el teatro está bajo en todas partes del mundo, creo que es un fenómeno, como que la gente no está conectando con el teatro. Solo son teorías, pero a los que nos toca estar en el frente de batalla somos los que recibimos los buenos y los malos golpes, antes que nadie se dé siquiera cuenta”.

Jaime Matarredona, director de la obra, coincidió con Morris respecto a las condiciones económicas que influyeron en el fin de temporada, sin embargo, desde la parte artística considera que “nos está costando trabajo hacer que la gente se meta al teatro, lo que no me cabe la menor duda es que una vez que está dentro ya disfruta lo que está viendo y goza las producciones.

“De alguna manera hay cierta reserva del público para entrar al teatro, es como si tuviera cosas más importantes que hacer que buscar esa cercanía, porque finalmente el teatro es el evento en vivo más inmediato que puedas tener, el contacto más cercano con los artistas en carne y hueso, haciendo malabares con sus emociones, sus palabras, sus intenciones.

“El hecho de que el público esté enfocado en otras cosas, habla de una sociedad que está adormecida, no está buscando realmente la esencia del ser humano que es eso, la palabra hablada directamente de uno a otro”, declaró.

En últimas funciones su elenco estuvo conformado por la panameña Daphne Rubin-Vega, la actriz argentina María Cellario y la dominicana Flor de Liz Pérez.    

Claves

La situación

- Respecto al momento por el que atraviesa el teatro en México, el productor no pudo decir con firmeza las condiciones actuales, pues en temporada de Mundial es incierto.

- “Hay un momento rarísimo en la economía con todas las reformas que se han implementado. Hay mucha preocupación, mucha angustia, nadie entiende bien hacia dónde va la economía y ahora tenemos que lidiar con el Mundial. Es muy difícil emitir un juicio a futuro”, declaró el Morris Gilbert.