Yazpik y Benavides sufren una crisis existencial en escena

La obra teatral, que se estrenará el próximo 21 de febrero en la sala Chopin, intenta reflejar la soledad que un hombre puede sentir en la sociedad actual.
Alejandro Ricaño, Adrián Vázquez, Yazpik, Benavides y Joseph Hemsani.
Alejandro Ricaño, Adrián Vázquez, Yazpik, Benavides y Joseph Hemsani. (AP)

México

Buscando plasmar a través de historias cotidianas la crisis existencial que experimentan los seres humanos, es como la puesta Un hombre ajeno pretende dar vida a estos sentimientos por medio de Tomás, personaje que empatarán Osvaldo Benavides, José María Yazpik y Adrián Vázquez.

"Habla de cosas que duelen, a través del sentido del humor. A pesar de ser una obra profunda, sigue causando risas.

"Realmente habla de un individuo sentado en una sociedad como la que vivimos donde no se siente parte de, que eso es lo importante, todos en algún momento nos sentimos fuera de lugar y de pronto uno no entiende cómo es que debe relacionarse con el mundo", dijo Osvaldo Benavides durante la conferencia de prensa.

Por su parte, José María Yazpik se identificó de inmediato con el personaje, pues en algún momento de su vida pasó por las situaciones y emociones que Tomás vivió, siendo para el actor una terapia.

"Una de las cosas que me atraparon fue que pase por una crisis de los 40. Me he sentido ajeno, incomodo, solo, y aunque ya pase por eso, se me hizo muy importante hablar sobre el tema", expresó Yazpik. Además compartió que el amor de sus seres queridos, en especial de su hija, le dan un balance a su vida, incluso estando soltero.

Una característica de Un hombre ajeno es el cinismo simpático con que se manejará, ya que provocará la incomodidad de las mujeres, pues desde el principio del guión tuvo una visión masculina, buscando darle un poco más de importancia al trabajo de los actores.