Tropiezan… ¡y ganan más fama!

En 2013, varios famosos acapararon titulares por sus  polémicas, que lograron superar con mayor éxito.

México

El  2013 deja en la memoria colectiva momentos que serán difíciles de olvidar para sus protagonistas. El resultado de sus acciones les valió en la misma medida crítica y aplauso, que marcaron un rumbo distinto en sus carreras, que a pesar de la polémica se mantuvieron en franco ascenso.

El mayor de estos traspiés lo cometió Miley Cyrus durante la ceremonia de los MTV Video Music Awards, en el Barclays Center de Brooklyn, Nueva York: revivió el twerking (nació en Nueva Orleans hace 20 años), al lado de Robin Thicke. El “vulgar”, “transgresor”, “fuera de lugar” (recibió cientos de calificativos)… baile la puso en la atención de la prensa.

El morbo por sus tuits, el truene con Liam Hemsworth y su confesión a Barbara Walters de que la avergüenzan las fotos pusieron a la joven de 21 años en la carrera por ser considerada como la Persona del Año de Time: “Sencillamente no sé cómo sonreír. En mi torpeza, saco la lengua porque no sé qué más hacer”, dijo Miley.

América Latina fue el escenario para otra consagración en el escándalo la de Justin Bieber, quien a los 19 años logró disgustar a varias naciones. El intérprete literalmente barrió el suelo con la bandera argentina, grafiteó muros de Bogotá y “durmió” con dudosa compañía en Brasil.

Su visita a México no fue menos accidentada, el revuelo lo causó un tuit falso en el que aseguró: “Acabo de conocer a algunas asombrosas beliebers mexicanas y al presidente de México y su familia”. No obstante, arrasó en todas las premiaciones musicales, desde los MTV Video Music Awards hasta los mexicanos Telehit.

Beyoncé no se quedó atrás en los momentos más incómodos de la música en 2013. La cantante se valió del truco más explotado en la música de la década de los 90: el playback, para sorprender con una interpretación de “The Star-Spangled Banner” (himno nacional estadunidense) digna de un Grammy, durante la ceremonia de investidura del presidente Barack Obama.

“Me sentía insegura y preferí no correr ningún riesgo”, aceptó Queen B en aquel momento; “la falta de ensayos con la orquesta” y “el mal tiempo” fueron parte de las excusas que ofreció para su tropiezo, que no fue el único, pues mientras interpretaba “Halo”, en el Bell Centre de Montreal,  su cabello quedó enredado en las aspas de un ventilador.

No obstante, se ganó el aplauso generalizado, ya que no paró de cantar en ningún momento. El “error” de fingir cantar no le costó muy caro, rápidamente recuperó sus estatus en el Super Bowl y con el lanzamiento de su quinto álbum, homónimo, que marcó uno de los principales momentos de las redes sociales y de la cultura popular.

Katy Perry no quiso ceder terreno y también protagonizó un “oso”  durante la entrega de los premios musicales NRJ Music en Cannes. La artista se granjeó los abucheos cuando al entonar “Roar”, sus labios y movimientos iban retrasados al sonido. El anfitrión de la gala tuvo que interrumpir la actuación.

Para resarcir el equívoco, a su regreso, Perry cantó en directo, pero no pudo evitar desafinaciones, lo que significó un segundo tropiezo en la misma noche sin embargo, Katy no perdió impulso ante su desliz y anunció que prepara una gira para 2014, en colaboración con el dúo Icona Pop, y un posible dueto con Rihanna.   

Claves

No se salvaron

- Lady Gaga junto a R. Kelly simularon tener sexo en el programa Saturday Night Live mientras interpretaban “Do What You Want”.

- Kanye West y Kim Kardashian desnuda simulan tener relaciones sexuales encima de una moto, en el video del tema “Yeezus”.

- Harry Styles, integrante de One Direction, cayó abruptamente sobre el escenario en Escocia, debido a que una fan le lanzó un zapato que fue a parar en su zona íntima.

- Taylor Swift se rompió un diente con el micrófono entonando su tema “I Knew You Were Trouble”, en un concierto del tour Red en Pittsburgh.

- Psy fue abucheado el domingo 26 de mayo de 2013 en el Estadio Olímpico de Roma, durante un espectáculo previo a la final de la Copa de Italia.