Transexual, hombre de familia y dios del escenario

Neil Patrick Harris deja claro que puede brincar de un personaje a otro sin que su vida privada afecte la percepción de sus personajes.

Nueva York

Acaba de ganar el premio Tony por interpretar a Hedwig, el transexual alemán que narra la triste historia de su vida y de su fallida operación a través de las más memorables melodías de rock en el teatro desde Tommy de The Who.

Neil Patrick Harris ha asegurado en innumerables entrevistas el temor que tenía de hacer un personaje tan femenino, sobre todo porque siendo un padre de familia abiertamente gay, jamás había usado su sexualidad como parte de su mosaico de personajes. Y Hedwig es toda una fantástica reina con brillantina, tacones y una historia tremenda de vida, que él interpreta magistralmente.

¡hey! platicó con el actor antes conocido como Doogie Howser o Barney Stintson de la serie de Cómo conocí atu madre, respecto a sus muchas facetas y al hecho de que ahora aparece en la cinta Pueblo chico, pistolagrande de Seth McFarlane que se estrena este jueves en México.

—Te vi en escenario hace dos semanas en Hedwig (and the Angry Inch) y no me quitaba de la cabeza la canción “Wicked little Town”. Pero ahora no se me quita la canción del bigote de esta película ¿¡Cómo haces eso en las mentes del prójimo!?

¿Cómo es que acabo cantando estas canciones, verdad? Me lo pregunto todo el tiempo. Cuando acepté hacer la película en realidad no existía una gran canción del bigote. Había una especie de baile y ya. Nunca me imaginé que todo se volvería algo tan involucrado. Pero esa fue una de mis escenas favoritas para filmar, de hecho, porque todo lo demás era solo con Amanda, que fue encantador, pero esta escena nos tocó filmarla con todos los demás.

—Y pudiste usar también tus otros talentos para la maldad ¿no?

Oh, sí. Pude levantar la ceja varias veces. Es divertido ser el villano. En muchas formas ser el villano es más divertido. Te toca ser menos sutil en tu actuación y puedes ser más, como… como un cabrón.

—Eso siempre es encantador ¿o no?

(Risas) Definitivamente. Generalmente la gente no quiere a los cabrones. Pero en una película puedes ser el cabrón y la gente se sigue riendo de tus chistes.

—Tus personajes suelen ser algo… ¿excéntricos?

He tenido mucha suerte de poder interpretar a diferentes tipos de personas. Aunque cuando hago estas entrevistas siempre me acabo viendo muy diferente, pero precisamente por eso amo ser actor.

—¿Y cuál es tu relación con el viejo Oeste?

Estaba emocionado de hacer esto por varios motivos. Amo los westerns. Nací y fui educado en Nuevo México, así que me sentí en casa un rato. Y Seth McFarlane es un genio de la comedia, Ted fue un éxito masivo, así que cuando me llamó para preguntarme si sería la última pieza de este rompecabezas me sentí muy halagado y dije que sí sin dudarlo ni tantito.

—De hecho has tenido la capacidad de hacer ese tipo de personaje y la gente lo sigue queriendo, ¿cómo le haces?

(Risas) Es buena pregunta y no lo sé. Tal vez porque espero que la gente sepa que en realidad no soy un hijo del mal, así que hay una complicidad implícita. Se sienten seguros dentro de mi maldad.

—Puedes hacer lo que sea en el espectáculo. Sabemos que puedes hacer musicales y también te hemos visto hacer estos personajes adorables. ¿Cómo llegaste a lograr esto?

Soy más que afortunado. Y también tengo 40 años, así que ya llevo un buen rato trabajando. Empecé a trabajar desde que tenía 13 o 14 años. Así que a través de eso he podido aprender muchas cosas. Y reconocer qué tipo de cualidades se requieren de mí dependiendo del rol y ser un actor que puede interpretar a todo tipo de personas y que no piensen en ti como un solo tipo de persona, entonces eres sin duda un hombre afortunado. Así que he podido hacer eso en diferentes roles en el cine, en el escenario, en línea con Dr. Horrible y…. en la pornografía, también (concluyó con una carcajada).