Toma fuerza tema del sida en teatro y televisión

Con el estreno de Un corazón normal en HBO, que trata sobre los inicios del VIH, se impulsó el mensaje de tolerancia hacia esta enfermedad.

México

Un corazón normal, obra teatral escrita en 1985 por Larry Kramer, trató en escena los orígenes del VIH, abriendo una brecha que 25 años después fue retomada en Broadway y más recientemente en México de la mano de Horacio Villalobos, coincidiendo con la adaptación a la película que se estrena hoy por HBO.

La historia que en México fue abordada en teatro por Eduardo Arroyuelo, Hernán Mendoza y Pilar Boliver como protagonistas, en el filme estadunidense corrió a cargo de Mark Ruffalo, Jonathan Groff y Julia Roberts, y aunque Horacio Villalobos, productor y adaptador de la puesta en México, considera que perdió su tinte cómico, agradece que el tema se vuelva constante en los medios.

“En la tv sigue siendo una cosa muy normal ver niños quemados, muertos, narcotráfico, y no puedes ver una telenovela en la que hay una pareja de dos hombres o dos mujeres. ¿Cuánta gente se atreve a salir del clóset?, se cuestionó Villalobos, quien para promover su obra lidió con la homofobia.

Durante el tiempo que Un corazón normal permaneció en la cartelera mexicana, se manifestó la homofobia mediante daños causados a los carteles que la promocionaban; del mismo modo, Horacio se enfrentó a negativas de importantes marcas a las que se les pidió colaborar, hecho que no impidió que la puesta rebasara las funciones previstas.

“El apoyo de Efiteatro es solo por 40 funciones y dimos 140. Cumplimos con Efiteatro, pero dado que tuvo éxito siguió. Tuvimos apoyo del Estado porque nos presentamos en un teatro que pertenece al Conaculta y después en otro que pertenece al Seguro Social. Volvimos a meter convocatoria con Efiteatro para hacer gira y se define en agosto”, adelantó.

El actor, que buscó un acercamiento con HBO para aliar proyectos y no obtuvo respuesta, considera que Kramer dejó fuera de la adaptación a la película parte del sentimiento que le imprimió en 1985: “Quizás cuando lo escribe tiene un gran coraje porque todo está sucediendo, a la hora que la adapta han pasado muchos años, es una enfermedad crónica, ya no mortal.

“La calidad es indiscutible, pero es superior la obra. Estoy siendo muy preciso dado que conozco la obra perfectamente. Pero sí recomiendo que la vean, gran parte del público que tenga HBO se enterará de lo desvalidos que estaban en ese entonces, el horror de Ronald Reagan que se hizo güey ante una epidemia, cómo era el contagio, cómo vivía la comunidad homosexual”.

Durante los meses en que la obra se presentó, Villalobos se percató del público interesado en el tema del sida, “familias, estudiantes, contagiados, quienes perdían un familiar a causa del sida, pero la clase más alta del país no se presentó al teatro. La clase media y media baja fueron los que asistieron, parecería que a la gente de más dinero de este país el tema le incomoda más.

“La clase media en cualquier país es la que piensa, la que hace las revoluciones”, aseguró el productor para quien el cambio de ideología debe fomentarse en casa, “aunque el papa ha dado declaraciones interesantes al respecto, un país católico es un país homófobo. Ya no hablemos del mundo árabe”.

:CLAVES

LA HISTORIA

En la obra de teatro montada en 1985 aún no se utiliza el término sida, pues aún no se le daba término a la epidemia estudiada.

La obra en México se presentó en el Centro Cultural Helénico y posteriormente en el teatro San Jerónimo.