Sufren "bullying" y luchan por erradicarlo en hijos

Sherlyn, Sandra Echeverría, Lorena Herrera, Susana Zabaleta, Arturo Carmona y Carolina Morán desean que se acabe la agresividad escolar.

México

La muerte de Héctor Alejandro Méndez, un menor en Tamaulipas, debido el bullying y recientes casos de agresión severa entre estudiantes, provocó que famosos levanten la voz para concientizar a los menores y a padres de familia a erradicar dicha acción; pues aseguran que en su época de estudiantes no existía tanta maldad en los niños.

Sherlyn recuerda que de adolescente era tímida, lo que provocó que sus compañeros la apodaran Daria, “cuando entré a secundaria, como puberta normal, me chocaba la gente, entonces no hablaba, escribía y leía todo el día y me decían Daria, una caricatura de MTV. Me decían. ‘¿Eres autista?’, pero ni les contestaba, yo estaba en mi rollo. Eso hoy en día podría llamarse bullying.

“Hay niños mucho más maldosos que en mi época. Que llegaran y te zapeaban y te aventaban de las escaleras hasta que acababan con tu autoestima no había. A todos les tocó el típico gandalla que les pegaba el chicle, que les jalaba la silla, juegos de niños. Ahorita no son juegos de niños, parecen chamucos en cuerpos de niños”, dijo la actriz, quien agradece que “las escuelas estén haciendo un trabajo importante, nuestros legisladores están haciendo cosas importantes”.

A la par de la iniciativa de ley antibullying que presentaron diputados del PRI recientemente, los padres son pieza clave para detener el conflicto, así lo consideran Geraldine Bazán y Arturo Carmona.

“Conforme pasan los años se vuelve más cruel, también hay buylling en las redes sociales, y  como adulto sabes manejar las cosas, pero un niño no lo sabe hacer. Por eso debes cuidar que tu hijo no haga bullying, hay que enseñarle a los niños a respetar a los demás. Mi hija tiene 5 años y yo se lo he dicho siempre”, aseguró Geraldine Bazán.

En el mismo tenor, Carmona declaró que “a nosotros nos corresponde educar a nuestros hijos, decirles que no es un juego, hay que tomar cartas en el asunto. En nuestros tiempos los papás eran un poquito más estrictos, antes eran más sanas las distracciones de un adolescente”.

Como medida para canalizar el bullying, el actor aconseja el ejercicio.

“A mí me tocó por ser una persona tranquila… A veces no correspondes a una agresión física o verbal porque no quieres problemas, pero eso también ocasiona bullying, porque no dices nada y te empiezan a atacar… Siempre me he distraído con el deporte. Es un desahogo, descargar toda esa negatividad  en una actividad deportiva. Fomentar el deporte puede ser un arma más”.

Sandra Echeverría recuerda las típicas agresiones escolares, “pero como las cosas que escucho hoy en día, jamás. Te ponían apodos o cosas así. A mí me decían Nalgoa en lugar de Gamboa, algo así. Son cosas que no tenían mucho significado para mí, veo que hoy en día es cada vez más fuerte y hacemos cosas impresionantemente duras”, dijo.

Al igual que Bazán, Zoraida Gómez fue molestada por sus compañeros de clase por ser actriz.

“Decían, ‘como es actriz es súper fresita, entonces no hay que llevarnos con ella’, imagínate cómo razonas eso a los siete años, para mí era normal salir en la tele, pero para los demás no. Está padre que siendo niño seas consciente de que puedes destrozarle la vida a otro ser humano con tus palabras, con tus actos”.

La ex reina de belleza Carolina Morán confiesa que el bullying que sufrió en su adolescencia por ser alta la llevó a tomar la decisión de irse de México.

“Todos en algún momento de nuestra vida sufrimos bullying. A mí porque era alta. Me joribaba y era súper callada, en la escuela no tenía amigos. A los 12 años me fui a vivir a Francia. Me hacían a un lado y dije, ‘si aquí no me quieren me voy a otro lado’”, dijo.

En otro plano, Susana Zabaleta fue en su época quien hacía buylling, aunque de manera inocente.

“Yo me acuerdo muy bien que molesté a dos o tres o 29 niñas. Yo estudié siempre con mujeres, les decía cosas. Les decía a todas: ‘todas se le van a quedar viendo a Clara en la frente, aguas donde no se le queden viendo’. Entonces todas se le quedaban viendo y ella empezaba a preguntar: ¿qué traigo?

“Una vez se lo hice a una maestra, les dije a mis compañeras ‘todas volteando a ver al pizarrón’. Todas, hasta las más aplicadas, lo hicieron y la maestra decía: ‘¡Ya!, le voy a hablar a la directora. ¡Les estoy hablando, niñas! Están reprobadas todas’ y se fue llorando”, recordó la actriz, quien pide educar a los hijos a no responder con agresiones, porque “la violencia genera violencia”.