Ballet y t.A.T.u en la apertura de Sochi

Las cantantes rusas Tatu se presentarán ante los tres mil atletas que marcharán en el Estadio Fisht.
TATU en Sochi 2014
TATU en Sochi 2014 (AP)

Sochi

Un dúo de música pop que fingen ser lesbianas, una famosa cantante de ópera y todo un repaso a la historia de Rusia es lo que una audiencia global verá el viernes en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno.

Se trata de una gala que busca exhibir el máximo logro del presidente Vladimir Putin.

En una provocativa elección, las cantantes rusas Tatu se presentarán ante los tres mil atletas que marcharán en el Estadio Fisht. Situado cerca de la costa del mar Negro, el estadio es una de las varias nuevas instalaciones en la cita olímpica más cara de la historia.

Las integrantes de Tatu fingen que son lesbianas como parte de un truco para llamar la atención.

Su presentación sorprende por el contraste que refleja frente al revuelo causado por la ley rusa que prohíbe la "propaganda" gay dirigida a los menores de edad y que se usa para discriminar a los gays. Algunos mandatarios extranjeros y activistas han expresado su rechazo a la ley, con el presidente estadounidense Barack Obama tomando la decisión de no asistir a la ceremonia y en cambio envió una delegación con varios prominentes atletas gays.

Para Rusia, la ceremonia de apertura ofrece la ocasión de exhibir al mundo su identidad post soviética. Seguramente se acoplará a la versión de Putin: un país dueño de una compleja historia y que voltear la página a dos convulsas décadas y ahora puede montar una magna cita deportiva internacional.

La ceremonia se enfocará en Rusia y en los ideales olímpicos de deportividad y competencia, no en la represión de voces opositoras, temores de terrorismo y la tensión por el conflicto interno que estremece a la vecina Ucrania.

Para la gente que no conoce mucho de Rusia, el director de la ceremonia, Konstantin Ernst, prometió recurrir a "metáforas sencillas", nada como las enfermeras que en los Juegos de Londres representaron al sistema de salud pública. Según Ernst, eso fue uno de los momentos más incomprensibles en la historia olímpica.

Ernst dijo que "Not Gonna Get Us", el tema éxito de Tatu, fue seleccionada porque es una de las pocas canciones del pop ruso que han trascendido en el extranjero.

El grueso del acto dará relieve a la rica tradición de música clásica de Rusia, con presentaciones del pianista Denis Matsuev y la soprano Anna Netrebko a cargo de cantar el himno olímpico.

Ernst también dijo que la canción de Tatu motivará a los deportistas por ser un tema bailable y que estimula la competencia.