El Mundial baja telones

Los productores de las obras que encabezan la cartelera han recurrido a diversas promociones para sobrevivir a la euforia futbolera.

México

A una semana de que arrancó el Mundial, las puestas de teatro comienzan a padecer  los estragos de una audiencia enfocada al futbol, y para no llegar al punto de posponer temporadas, como ocurrió con Si nos dejan, los productores implementan estrategias para sobrevivir a la euforia futbolera.

La experiencia de Morris Gilbert hace cuatro años, al estrenar Toc Toc con éxito en temporada de Mundial, no se repitió esta vez, pues a dos semanas del regreso a escena de Si nos dejan, el productor tuvo que posponer la temporada. Gilbert considera que el teatro en México está pasando por un momento difícil, “y encima tenemos el Mundial. Hay un momento rarísimo en la economía, hay mucha preocupación, mucha angustia. Es muy difícil emitir un juicio”, consideró.

Entre las estrategias que OCESA Teatro ofrece para evitar crisis en taquilla con obras como Wicked, Losmonólogos de la vagina y Mentiras, están los descuentos para estudiantes, maestros y personas de la tercera edad, porque “es importantísimo tanto el público que llega de forma natural a la taquilla, como el que traemos por medio de esas promociones”, explicó Morris.

Del mismo modo, Gerardo Quiroz dio por terminada la temporada de Cats el domingo pasado, y comparado con el nivel de entradas para Shrek, el musical, en semanas anteriores,  el productor aceptó que desde que comenzó el mundial “bajó 15 por ciento”.

“Esperemos que terminando el Mundial, el público aficionado al teatro vuelva a llenar las salas o por lo menos haya una afluencia aceptable para que los productores nos mantengamos”, deseó Quiroz, quien comparte la idea de que las condiciones económicas del país también influyen.

“Siempre que hay una recesión o una desaceleración económica, lo primero que cortan en su gasto las familias mexicanas son aquellas actividades que no son indispensables. El entretenimiento, donde encontramos el teatro, que no es tan barato”, dijo el productor, que asegura una mayor asistencia en Shrek ofreciendo 50 por ciento de descuento en taquilla a quien acuda con una camiseta de las selecciones del Mundial.

Previendo que la audiencia bajaría durante junio y julio, Guillermo Wiechers decidió cancelar las funciones de Godspell el 6 y 13 de junio, fechas en que jugó la selección mexicana: “No nos equivocamos, porque afortunadamente ganó México el primero”, dijo el productor, entre cuyas promociones que implementadas, está una baja en los precios.

“Pusimos todo el teatro a 500 pesos, siendo que nuestro boleto VIP cuesta 750. Nos estamos acercando a instituciones educativas para ofrecerles boletos aprovechando que tenemos una comedia musical blanca”, dijo.

Con más de 100 representaciones de Hoy no me puedo levantar, Alejandro Gou asegura que a la obra le quedan muchos meses de vida; sin embargo, acepta que el futbol merma la asistencia cotidiana. “Tuve un 100 por ciento de la sala durante 10 semanas, después me bajó a 80 o 70, que es muy bueno todavía, y ahorita en el Mundial tengo  50 por ciento. Es una excelente entrada todavía, cuando te va bien tienes que ahorrar y aguantar a las vacas flacas”, declaró.

“A todos nos ha bajado la taquilla, pero hemos metido descuentos y nos mantendremos los que podamos, porque veo que cada día bajan obras… El futbol te quita gente, es una atracción gratuita que ve hasta el que no le gusta, más cuando juega México, se paraliza la ciudad”, dijo el productor, que por medio de su banco patrocinador ofrece 40 por ciento de descuento en el pago con tarjeta.

Quien presume de no padecer el problema de sus colegas es Tina Galindo, quien con El curioso incidente delperro a la medianoche registra llenos totales alcanzando en preventas hasta 650 boletos vendidos por función.

“Pusimos algunas promociones y creo que ha ayudado. La crisis depende del país, y el país siempre está en crisis, nosotros (los productores) tenemos que hacer nuestro esfuerzo y echar para delante, finalmente cada quien se defiende como puede. Con una mejor obra, con un mejor elenco, con el público que favorezca con su asistencia, porque son ellos quienes tienen la última palabra”, aseguró.