Los juicios de la familia Jackson

Mientras Michael Jackson genera más dinero que nunca, su familia se ha embarcado ya en dos procesos legales para responsabilizar, primero a Conrad Murray y luego a la promotora AEG, por la muerte ...

Tras luchar en los últimos días de su vida para evitar la quiebra, 'El Rey del Pop' está "haciendo más dinero ahora, cinco años después de su muerte, que al inicio de su carrera", aseguró a la AFP el periodista Zack O'Malley Greenburg, autor del libro "Michael Jackson Inc."

Aunque las ganancias son millonarias, la familia Jackson ha tenido que superar la pérdida del artista y ha llevado adelante dos juicios por su repentina muerte.

En busca del culpable

El primer proceso penal que enfrentaron los familiares del intérprete de "Thriller" fue en contra del médico Conrad Murray, quien administró una dosis letal de propofol a Jackson, como parte del tratamiento por el insomnio que sufría el artista.

Murray fue condenado en 2011 a cuatro años de cárcel por homicidio involuntario, pero salió en octubre del año pasado después de que su pena fuera reducida por buena conducta.

Dos años después, en 2013, la madre del cantante, Katherine Jackson, decidió demandar a la promotora AEG Live (empresa con la que Jackson iniciaría una gira por todo el mundo), a la que acusó de negligencia por contratar los servicios de Murray.

El tribunal determinó que Murray estaba capacitado para cumplir con su trabajo como médico.

 

Los Jackson piensan que AEG Live tendría que haber cuidado mejor de 'El Rey del Pop', así que reclamaron en los tribunales que la promotora les indemnizara con hasta mil 500 millones de dólares por los ingresos que la familia dejará de obtener tras el fallecimiento de Michael.

A lo largo de los cinco meses de juicio, AEG Live culpó a Jackson de su propio fallecimiento por abusar de los fármacos y negó una relación contractual directa con Murray. El jurado, tras cuatro días de deliberación, concluyó que AEG Live sí había llegado a un acuerdo con el médico para que éste se encargara de velar por el bienestar del artista durante las actuaciones en Londres del mes de julio y la potencial gira mundial que seguiría.

No obstante, los integrantes del tribunal determinaron que Murray estaba capacitado para cumplir con el trabajo, lo que exculpa a AEG Live de actuar negligentemente en este caso. El veredicto fue leído en presencia de Katherine Jackson, quien llegó a los juzgados apenas media hora antes de que se iniciara la sesión.

Las demandas no concluyen

El enfrentamiento entre la matriarca de la familia Jackson y AEG no se limitó al proceso judicial, que finalizó el mes de octubre de 2013, ya que en los meses siguientes las dos partes se enfrascaron en un nuevo litigio para determinar quién debería hacerse cargo de los costos de su primer conflicto en los tribunales.

En un principio, la promotora reclamó a Katherine más de un millón de dólares para compensar los elevados gastos del juicio, una cifra que sus abogados rechazaron al considerarla injustificada y que ahora se ha visto reducida ligeramente tras arduas negociaciones.

En los documentos legales presentados ante la corte, AEG incluyó una lista que enumera todos los costes en los que había incurrido la empresa para someterse a un juicio que, al día de hoy, califica de "innecesario". Gastos como los 540 mil dólares invertidos en maquetas empleadas para hacer demostraciones ante el tribunal, 118 mil dólares por los testimonios orales de varios testigos, 53 mil dólares destinados a pagar a los agentes judiciales, 20 mil dólares por todos los documentos utilizados en la instrucción del caso, y nueve dólares más por gastos de estacionamiento.