Apoya Mia Farrow a Ecuador en caso Chevron

"Ahora que he visto el desastre he entendido la violación a su tierra... la población ecuatoriana no se merece este desastre", expresó la actriz tras visitar las zonas afectadas.

Ecuador

La actriz estadunidense Mia Farrow dijo el martes que apoya al pueblo ecuatoriano para que el desastre ambiental causado por Chevron en la Amazonia norte de Ecuador se limpie por completo, mientras que Chevron destacó que al pozo donde llevaron a la artista corresponde a la empresa estatal Petroecuador.

"Ahora que he visto el desastre he entendido la violación a su tierra ... la población ecuatoriana no se merece este desastre, en esta batalla ustedes se merecen ganar y deben exigir que sea limpiado y ser compensados. ¡Y qué vergüenza Chevron! ¡Qué vergüenza Texaco Chevron!", dijo Farrow según la citó la agencia oficial de noticias Andes.

"Les enseño a mis hijos dos cosas, esas dos cosas son: responsabilidad y respeto, y para mí esto es una gran muestra de la irresponsabilidad y el irrespeto. Irrespeto hacia el medio ambiente, pero sobre todo a la gente que vive aquí", agregó la actriz protagonista de la cinta "El bebé de Rosemary", quien es famosa por su activismo ambiental y pacifista.

Farrow sumergió su mano izquierda cubierta por un guante en el pozo Aguarico y la mostró manchada de petróleo para constatar que en la zona aún existen irregularidades ambientales tras el paso de Chevron por la zona. El pozo es actualmente operado por Petroecuador.

La actriz llegó como parte de la campaña emprendida por el gobierno ecuatoriano denominada "La Mano Sucia de Chevron", por la que también visitó el país el actor estadounidense Danny Glover hace unos meses.

Mientras tanto, Chevron destacó que el gobierno ecuatoriano "continúa organizando shows mediáticos para desviar la atención de sus propias obligaciones en el Oriente (la Amazonia) y del fraude perpetrado contra Chevron en la Corte Provincial de Sucumbíos".

"Cualquier problema ambiental en la zona del ex consorcio CEPE-Texaco en la actualidad es exclusiva responsabilidad del Estado ecuatoriano y su petrolera estatal, Petroecuador. Texaco Petroleum Company (TexPet) ya cumplió con la remediación que le correspondía y fue liberada por la república del Ecuador en 1998 de cualquier reclamo ambiental colectivo a futuro", añadió.

Texaco, adquirida por Chevron en el 2001, operó en el país entre 1972 y 1990 en la amazonia norte, donde cumplió tareas de exploración y explotación de petróleo.

Debido a la contaminación causada por esas actividades un grupo de pobladores de la amazonia enjuició a Texaco-Chevron y obtuvo una sentencia judicial que ordenó a esa empresa pagar 9.500 millones de dólares, lo cual aún sigue pendiente.