Policía siguió protocolo en detención de Watts

La actriz fue confundida con una prostituta el fin de semana.
Daniele Watts quedó arrestada hasta que la policía determinó que no se había cometido delito alguno.
Daniele Watts quedó arrestada hasta que la policía determinó que no se había cometido delito alguno. (AP)

Los Ángeles

Los agentes siguieron el protocolo adecuado cuando exigieron a una actriz y a su novio que presentaran sus identificaciones mientras investigaban un aviso sobre presunta conducta obscena en un automóvil estacionado, dijo el lunes la policía.

La actriz Daniele Watts, quien apareció en la película "Django Unchained", dijo que fue esposada injustamente y detenida el jueves después de que se negó a proporcionar su identificación y se alejó caminando de los agentes que respondieron a un reporte sobre conducta obscena en un vehículo en Ventura Boulevard, en Studio City.

Watts señaló el lunes en una entrevista que ella y su novio, Brian Lucas, se estaban besando en el automóvil completamente vestidos, y que no estaba sucediendo nada impropio.

Ella y Lucas escribieron sobre el incidente en Facebook y colocaron fotografías de Watts llorando y esposada. Lucas dijo que sospecha que quienes los vieron en el auto asumieron que Watts era una prostituta y él un cliente porque ella es negra y él blanco.

El teniente Andrew Neiman de la policía de Los Ángeles dijo que los ciudadanos están obligados a identificarse si se lo solicita un agente que tenga sospecha razonable de que podría estarse cometiendo una ofensa.

En este caso, señaló, la sospecha razonable fue creada por el llamado al número telefónico de atención de emergencias 911, y Watts y Lucas correspondían a la descripción y ubicación proporcionadas por la persona que realizó la llamada.

El sitio de internet dedicado a las celebridades TMZ presentó un audio del intercambio verbal entre Watts y la policía. Neiman y Bill McCoy, un vocero de la pareja, dijeron que la grabación es auténtica, aunque su origen es desconocido.

En la grabación se escucha a un sargento de la policía que le dice a Watts: "alguien llamó, lo que me da derecho a estar aquí, así que me da el derecho de identificarla por ley".

Se puede escuchar a Watts responder frustrada. Ella estuvo detenida hasta que la policía determinó que no se cometió ningún delito.

Neiman dijo que es improbable que se haga pública una grabación de la llamada al 911. También es improbable que se dé a conocer el resultado de una investigación interna del Departamento de Policía de Los Ángeles, la cual podría tardar meses, agregó.

Watts dijo que el comportamiento del agente fue un detonante emocional para ella debido a experiencias personales e históricas de etiquetación racial por parte de la policía.

"No fue abusivo", señaló, "no fue abiertamente racista".

Dijo que sintió que como si hubiera sido señalada a pesar de que no había hecho nada malo.