Comparte su experiencia

Patricia Reyes Spíndola participa en la campaña que realiza el Fucam, Misión reconstrucción: una vida después del padecimiento.
La actriz adoptó una actitud muy optimista en su tratamiento.
La actriz adoptó una actitud muy optimista en su tratamiento. (Alfonso Manzano)

México

Ser superviviente de cáncer de mama permite a Patricia Reyes Spíndola dar esperanza a las mujeres que lo padecen de que hay una vida después de la enfermedad.

Una serie de fotografías que retratan el proceso de reconstrucción de su seno izquierdo, un cortometraje y un libro donde narra la experiencia (y que presentará antes de cerrar el año) son las herramientas con las que la actriz incita a las mujeres a luchar para vencer el mal.

“Yo lo que quería era poderlo enfrentar, la única manera era así, yo me tomaba fotos sola con el iPad y me decía, ‘a ver, así estás’. Me voy a hacer una última foto ya reconstruida para tener todo el proceso, incluso tengo una durante la operación, después de que me quitaron a eso que era mi alien. Fue una etapa dolorosa, en lugar de llorar, me maquillaba y me tomaba fotos”, recordó.

En mancuerna con Fucam (Fundación de Cáncer de mama), la actriz comparte su experiencia en el contexto del Mes Rosa (octubre), e invita a las mujeres a dedicarle tiempo a su cuidado personal.

“Es muy importante el estado de ánimo con que tomas la vida, todo el tiempo estamos dando y tenemos muy poco tiempo para nosotras, en mi caso demasiado trabajo. Ya no quiero que mi vida sea algo que pasa mientras trabajo.

“No todas las mujeres nos podemos reconstruir, yo tuve la suerte, porque mi cáncer no era muy profundo, porque fue muy a tiempo y muchas razones; hay algunas que ya no se puede, y puedes tatuarte tu cuerpo y seguirlo queriendo. Tu pareja tiene que aprender a querer tu nuevo cuerpo, pero empieza por quererse uno mismo”, dijo.

Compartir su vivencia, además de ayudarle a liberarse, le permite a Reyes Spíndola cumplir con la misión que le fue encomendada con el aprendizaje de la enfermedad.

“Cuando uno oye la frase ‘señora tiene, cáncer’... ¿se acuerdan la tormenta que hubo antier?, así se ve: rayos, centellas, lágrimas de la paciente, en este caso mías, de la familia y de todo tu entorno. Cuando tienes la suerte de librarla y poder compartirlo se siente como un arcoiris. Abre una gama de posibilidades a la que nunca me acerqué antes de esto.

“Pasé de la pregunta de ‘¿por qué a mí, Dios mío?’, al ‘¿para qué a mí, Dios mío?’ Tengo la respuesta todos los días: para poder comunicar y pasar el mensaje”, dijo la actriz.

Durante la conferencia de prensa donde se anunció la campaña, Spíndola se acompañó de médicos de Fucam (Fernando Guisa, Sergio Rodríguez, Antonio Maffuz, Ruby Espejo, Francisco Said; y Eugenia Cauduro quien, aunque no ha sufrido cáncer, desea crear conciencia.

“Mis dos abuelas murieron de cáncer; en mi historia personal eso me hace muy propensa. Me parece importante resaltar el hecho de que existe una historia en cada mujer que la puede hacer más o menos expuesta”, dijo Cauduro.

:CLAVES

LA PREVENCIÓN

El ejercicio de educación para prevenir el cáncer mamario, que promueve FUCAM consta de tres puntos:

1. Las mujeres se reconocen con autoexploración.

2. Visitar paulatinamente al especialista, aún siendo menores de 40 años.

3. Estudio de imagen de acuerdo a la edad para descartar tumores.

Los costos de la fundación son en un 98 por ciento gratuitos, pues sostienen convenio con el seguro popular.

El resto se decide a consideración de un estudio socioeconómico de la paciente.

La fundación trata anualmente alrededor de 940 nuevos casos de cáncer.