Celebra Angélica Rivera éxito de su hija Sofía

La puesta en escena El Cartero llegó a 500 funciones; Jacobo Zabludowsky fue el padrino que develó la placa de la obra en la que participa Ignacio López Tarzo y Helena Rojo.

Ciudad de México

La poesía de Pablo Neruda inundó el teatro libanés para celebrar las 500 representaciones de El cartero, puesta en escena que recibió a Jacobo Zabludovsky, como padrino de placa, y a Angélica Rivera, quien acompañó a su hija Sofía Castro, a fin de celebrar el éxito de la historia que protagoniza Ignacio López Tarso.

“Estoy muy contenta por mi hija, de que pise el escenario con personas como ellos, es un orgullo. Le doy muchos consejos, pero aparte de consejos le doy mucho amor y mucha fuerza para que ella tome sus propias decisiones”, dijo Angélica Rivera,¿ minutos después de concluir la función.

“Me ha sorprendido la capacidad que tiene a su corta edad, el ser una niña tan disciplinada, entregada y comprometida con lo que quiere hacer, en esta carrera como en cualquier otra hay que estudiar y ella se está preparando mucho”, añadió la actriz sobre el rumbo que marca a la educación de su hija.

Sin ánimo de robar atención a la función de su hija, Rivera se despidió para salir del inmueble, no sin antes decir que no extraña del todo la actuación, pues tiene en puerta múltiples compromisos como titular del DIF: “Mi trabajo fue algo que formó parte de mi vida durante 25 años, pero ahorita estoy  muy contenta y agradecida con la oportunidad de poder servir a mis niños.

“No me quedé con ganas, estuve en los escenarios por 25 años y ahora ver a mi niña realizarse, es un orgullo. A lo mejor en un futuro, por qué no, pero por lo pronto me voy a dedicar a trabajar, estoy haciendo cosas muy bonitas para los niños del país, esta oportunidad es algo en lo que tengo que seguir trabajando”, añadió la esposa de Enrique Peña Nieto.

La función 500 contó  con Jacobo Zabkudovsky como padrino de placa; quien aprovechó el micrófono para reconocer el talento de Ignacio López Tarso, “muchas gracias, saludo entre nosotros a la señora esposa del señor Presidente de la República, es un honor tenerla aquí señora”, dijo mientras Rivera se puso de pie.

“500 funciones son una gran fiesta, es un enorme placer repasar a Pablo Neruda de esta forma, y para cada uno de ustedes mi reconocimiento, porque esta es una obra complicada que hicieron parecer sencilla. López Tarso es un fenómeno de nuestra escena, conocí a Pablo Neruda y quiero decir que en nada se parecen físicamente, pero eso es un gran elogio, porque cuando un actor se basa en maquillaje no es tan valioso como cuando ese parecido sale del corazón”, añadió el comunicador.

“A Pablo Neruda lo vimos sobre un hotel sobre avenida Juárez y una mañana de domingo recitó sus versos, parecía un burgués, aunque esto le pareciera ofensa por su pensamiento, pero recitó 20 de sus poemas, en el 20 el aplauso estalló el más fuerte y el recuerdo quedó para siempre, hoy volví a vivir esa escena con López Tarso”.

El cartero dirá adiós  al Teatro Libanés el próximo fin de semana, para comenzar una gira por el interior de la República; a la función también acudió José Alberto Castro, padre de la joven actriz.

Claves

La escena

- Angélica Rivera aplaudió en todo momento el trabajo de su hija Sofía, lo cual agradeció la joven actriz: “es hermoso que me puedan acompañar mis padres a esta función, y como lo dije la primera vez, este trabajo se lo dedico a mis padres”, dijo Castro.

- “Estar en esta obra fue hermoso, más compartir con actores tan importantes como Helena Rojo y el señor López Tarso. En este momento estoy entregada a la telenovela y a la escuela, quizá más adelante comparta nuevos proyectos”, añadió Sofía.