Pide Jolie fin de violaciones en guerras

Activistas, diplomáticos y sobrevivientes de violaciones concluyeron la reunión de cuatro días en Londres, conducida por la actriz Angelina Jolie y el secretario del Exterior británico William Hague.

Londres, Inglaterra

Una conferencia dedicada a la violación en zonas de conflicto finalizó con ánimo optimista, cuando cientos de participantes, de Somalia a Kosovo, recibieron una ola de apoyo internacional.

El secretario de Estado John Kerry dijo que el mundo debe dejar de cerrar los ojos ante las violaciones y que era hora de "desterrar la violencia sexual a las épocas oscuras de los libros de historia".

"No toleraremos la violación como táctica de guerra e intimidación", dijo el funcionario.

Activistas, diplomáticos y sobrevivientes de violaciones partieron de la reunión de cuatro días en Londres, conducida por la actriz Angelina Jolie y el secretario del Exterior británico William Hague, convencidos de haber logrado algún avance en la persecución de los perpetradores y la protección de las víctimas, sobre todo en países en desarrollo y zonas de conflicto.

Los organizadores dijeron que 155 países firmaron una declaración comprometiéndose a poner fin a la violencia sexual y a donar fondos a la causa.

El delegado somalí Deeq Mohamed dijo que se sintió alentado por el apoyo global, aunque sabía que no existían remedios fáciles para el azote de los crímenes sexuales en las zonas de guerra.

"Uno ve a la gente de todo el mundo aquí y comprende que no está solo", dijo. "Todos ponen su grano de arena y con eso se puede lograr un gran cambio".

Jolie, enviada especial de la ONU, asistió con su pareja Brad Pitt.

"Creo que uno de los resultados de esta cumbre es que el tema está entre los principales de la diplomacia internacional", dijo la actriz. "Nos esforzaremos para que siga ahí".

Kerry, quien finalizó su discurso recitando con emoción el poema de Maya Angelou "Still I Rise", fue el orador invitado al evento de cuatro días, considerado el más grande sobre este tema.

El secretario general de la ONU Ban Ki-moon y el expresidente estadounidense Jimmy Carter comunicaron su adhesión por mensajes de video.