Los familiares incómodos de Juan Carlos

Los yernos y la nuera del Rey de España han sido motivo de críticas por parte de la Iglesia y de la sociedad española, debido a los escándalos surgidos a su alrededor. 
Iñaki de Urdangarin, Letizia Ortiz Rocasolano y Jaime de Marichalar.
Iñaki de Urdangarin, Letizia Ortiz Rocasolano y Jaime de Marichalar. (Especial)

Iñaki de Urdangarin, quien se casó con la infanta Cristina el 4 de octubre de 1997, era una figura del balonmano y pertenecía al equipo F.C. de Barcelona. Al unir su vida a la de Cristina recibió el título de Duque Consorte de Palma de Mallorca.

A las actividades del yerno de Juan Carlos se sumaban labores que le trajeron problemas a la Casa Real. En 2004 la Fiscalía Anticorrupción de Baleares comenzó a dar seguimiento a un presunto desvío de capital públicos y privados relacionados con el Instituto Nóos, el cual fue fundado sin ánimos de lucro por Urdangarin.

Ese mismo año, el Duque de Palma, así como su socio Diego Torres, fueron señalados como responsables de lavado de dinero.


Letizia Ortiz Rocasolano se forjó una vida profesional como periodista y, al casarse con el príncipe Felipe de Borbón, el Rey Juan Carlos enfrentó una serie de críticas sociales, debido a que su nuera era una mujer divorciada.

Juan Carlos siempre tuvo una mala relación con Letizia, la ahora princesa de Asturias, pues siempre le advirtió a su hijo: "que nunca te diga nadie que ha compartido la cama con la futura reina"; esto debido a que la ahora futura soberana de España era una mujer divorciada al momento de su matrimonio con Felipe de Borbón en mayo de 2004.

La extrema delgadez de la princesa también han sido motivo de críticas y rumores, pues diversos medios se hicieron eco sobre el posible padecimiento de anorexia que sufría Letizia.


Jaime de Marichalar contrajo matrimonio con la Infanta Elena el 18 de marzo de 1995.

En 2007 el Palacio dio a conocer que había un "cese temporal de la convivencia matrimonial" entre la infanta Elena de Borbón y Jaime Marichalar. Sin embargo, el divorcio no se hizo efectivo sino hasta 2010.

Al formar parte de la Casa Real, Marichalar fungió como asesor empresarial, hasta que en 2001fue víctima de una isquemia cerebral, lo que le ocasionó la inmovilidad del lado izquierdo de su cuerpo.

Tras este incidente, una serie de rumores surgieron en torno a su verdadero origen. La revista Época publicó un texto en el que se abordó la presunta adicción del Duque consorte de Lugo a la cocaína.