Revela serie los secretos del Xibalbá

Andrés Ruzo y Fabián Amador se adentran en los 'Misterios del inframundo' con el uso de tecnología de punta.  

Playa del Carmen

La cosmogonía maya y la cultura teotihuacana han conseguido ganarse la atención de especialistas en todo el orbe. Ahora el explorador Andrés Ruzo y el arqueólogo Fabián Amador, de la mano de Nat Geo, buscarán responder el porqué del colapso de estas civilizaciones, cerca del 1000 d.C. y 650 d.C., respectivamente, a través del uso de tecnología de punta.

Amador se adentró en el laberinto de Oxkintok, en Yucatán, y recorrió las cavernas de Río Secreto, descubiertas por casualidad en 2006, mientras se construía la carretera federal Cancún–Tulum. Más de 20 horas de trabajo le tomó al arqueólogo salvadoreño recabar la información que explicara el culto a los dioses que dominaban el destino del hombre.

Fabián utilizó la paleoclimatología, el fototrampeo y la espeleogénesis para recrear el viaje de los mayas en el Xibalbá en la serie multiplataforma de aventura y exploración arqueológica Misterios del inframundo, que ahondará en el significado físico y psicológico de quienes en el pasado fueron sacrificados para evitar cambios climáticos y preservar el equilibrio de la civilización.

Así como Amador, ¡hey! recorrió las cavernas y el río subterráneo, en la cercanía de Playa del Carmen. Para ser dignos de abrir la puerta del inframundo un chamán maya bendijo a los expedicionistas. Pidió permiso a los cuatro puntos cardinales para descender al territorio de las deidades y solicitó salvoconducto para evitar que alguien se perdiera.

Escalones tallados por la mano del hombre y algunos realizados por la propia naturaleza mostraron el camino. Comenzó un viaje rodeado de estalactitas y estalagmitas; techo y suelo de la caverna dan puntual información de fenómenos pluviales capaces de modificar el clima y destruir pueblos enteros. Caminar entre millones de años de historia es catártico.

El valor de la vida y la muerte se entrelazan. Especies poco valoradas como el murciélago, temidas como la tarántula o microorganismos desconocidos adquirieron un protagonismo único en el ciclo de la vida ante las explicaciones de los especialistas Raúl Padillo, investigador de campo, y Fernanda Lases, paleoclimatóloga.

Antes del final, dos momentos en la oscuridad y en silencio, sintiendo y respirando la naturaleza viva transformaron al viajero en su recorrido por el inframundo, ese que hace milenios estaba reservado para los sacerdotes y la realeza.

Luego, ya de regreso en el espacio humano, Padillo exaltó el logro de unir pasado y presente a través del apoyo de The National Geographic Society, para concientizar acerca del riesgo latente de una de las especies más valoradas en el país. “El documental ayudó a conocer el real peligro de extinción del jaguar.

“La presencia de este animal en la selva está tan amenazada, que era algo que debíamos compartir con el mundo. Se está quedando sin su casa”, finalizó.

Claves

Investigación continua

• National Geographic estrena la producción original mañana a las 20:00 horas.

• Un equipo de científicos del INAH, NGS y de la Universidad de San Diego recrearon el Sunsat (laberinto de tres pisos) virtualmente con el uso de un Lidar (escáner láser).

• The National Geographic Society invirtió 800 mil dólares para la realización de Misterios del inframundo.

RMR