El discreto encanto de la locura

La agrupación The Over Lunatic surgió en la Ciudad de México con una propuesta de rock original descrita como rock alternativo, progresivo y sicodélico.

Ciudad de México

Hace algunas semanas apareció en el mercado un disco que contiene las primeras grabaciones de la agrupación The Over Lunatic, surgida en la Ciudad de México con una propuesta de rock original descrita como rock alternativo, progresivo y sicodélico. Su música es una fusión de estas influencias y el resultado es un sonido propio y actual. Nos encontramos con Julián Aguirre, tecladista, compositor y líder del grupo para hablar sobre su proyecto.

 

¿Cómo y cuando se formó The Over Lunatic?

The Over Lunatic como banda inició sus ensayos a finales de 2012; sin embargo, el concepto musical se empezó a gestar desde 2009, cuando Jorge Molina y yo nos reuníamos para componer canciones. Fuimos los fundadores de lo que hoy es The Over Lunatic, aunque Jorge tuvo que dejar a la banda porque cambió de residencia, pero la semilla del grupo también la sembró él.

Actualmente The Over Lunatic se conforma por Elena Garnes, voz; Ulises Hernández en la guitarra, Carlos López, bajo; Israel Sorkin en la batería, y yo en los teclados. Debo decir que Jorge, Ulises, Carlos y yo somos amigos desde 1999, año en el que teníamos una banda de covers. En ese momento ellos no estaban convencidos de hacer la música de lo que hoy es The Over Lunatic, aunque ya existían los bosquejos de algunas canciones, como por ejemplo de “Holocausto”, cuyos trazos originales se dieron entonces. Carlos se unió a la banda en 2011 y Ulises y Sorkin en 2013.

Ahora estamos muy contentos con la llegada de Elena Games, quien viene a dar una mayor solidez al grupo. Es una chica excepcional, con una voz de soprano muy completa que envuelve al escucha. Me parece que encaja perfecto con el proyecto.

 

¿Qué músicos te han influido?

Son varios los músicos que me han influido de una u otra manera, pero mi mayor influencia es Ray Manzarek, que fue lo que me llamó la atención en The Doors, no tanto por su técnica sino por su presencia. Es una pieza clave en el sonido The Doors y yo quería emular eso dentro de mi grupo, ser un tecladista con presencia sonora. Cuando empecé a estudiar piano conocí a The Doors y también la música de Federico Chopin, que hasta la fecha me sigue intrigando.

 

Platícanos de tu visita a las tumbas de Jim Morrison y Chopin.

Ese fue un deseo cumplido. Tenía 10 años cuando empecé a estudiar piano y al investigar supe que Chopin y Morrison estaban enterrados en el mismo panteón; eso fue como un motor extra para ir allí y homenajear, por decirlo así, a ambos personajes. Me senté ante la tumba de ambos a escuchar su música en mis audífonos, les compré flores y me puse a meditar en lo que yo quería hacer de mi vida; estando ahí volvió la idea de tener una banda y a mi regreso contacté con Jorge Molina e iniciamos The Over Lunatic.

 

¿Qué te inspira a componer?

 Debo esperar el momento en que me pueda sentar frente al piano y generar alguna idea, es un proceso un poco lento, solo toco y espero a que llegue alguna idea que debo desarrollar y así voy avanzando según me vaya sintiendo al respecto.

 

¿De qué hablan las letras de The Over Lunatic?

Las letras son fragmentos de textos que hice hace algún tiempo. Cuando tengo algo de música ya escrita voy a ver esos textos. Curiosamente, aunque ambas cosas se hicieron en momentos distintos, siempre encuentro una letra que se ajusta a la música. La única nota que tienen las letras en común es que no son letras alegres, son más bien reflexivas y un tanto pesarosas.

 

¿Qué nos puedes decir del disco que editaron recientemente?

Es un EP con seis temas cortos de rock progresivo. Hubo un momento en el que el rock progresivo se hizo muy complejo, con solos de media hora y figuras que se referían al virtuosismo. Por eso prefiero hacer algo mas sicodélico, de algún modo el progresivo absorbe a la sicodelia y entonces el grupo se dirige más hacia lo progresivo. La gente que ha escuchado el disco se inclina también por describirlo como rock progresivo.

 

¿Cómo lo han recibido el público y la prensa?

Ha tenido buena aceptación. Hemos tenido varias notas de prensa, algunos afirman que es un disco de rock progresivo alternativo, otros que es un rock progresivo con tintes de sicodelia y otros simplemente lo describen como rock progresivo. Sea cual sea el caso, nos ha ido bastante bien, hemos tenido varias presentaciones y de aquí a fin de año estaremos muy activos, lo cual nos muestra que el disco le ha gustado a la gente.