"Me encantaría filmar solo cine independiente": Blake Lively

De familia de artistas y con amplia trayectoria televisiva, esta esbelta californiana encarna en su primer protagónico a Adaline, una mujer que no envejece.

Ciudad de México

Hija y hermana de actores, Blake Lively (Los Ángeles, 1987) comenzó a interesarse en el oficio desde muy pequeña y en la adolescencia, tras una temporada como modelo, hizo su debut como actriz en Amigas inseparables, una cinta popular en la que compartió créditos con América Ferrera y Alexis Bledel.

Posteriormente alcanzó popularidad internacional como Serena Van Der Woodsen, la protagonista del melodrama juvenil Gossip Girl, que tuvo seis temporadas de éxito en televisión. Tras trabajar con directores como Martin Campbell y Oliver Stone, su primer protagónico en cine llega este año en la cinta El secreto de Adaline, donde comparte cartel con Ellen Burstyn y Harrison Ford.

La cinta cuenta la historia de Adaline Bowman, una mujer nacida a principios del siglo XX que a los 29 años sufre un accidente del que logra sobrevivir, pero que trae como consecuencia una maldición: la eterna juventud. Después de este incidente, decide aislarse de las personas y permanece en huída durante ocho décadas, cambiando de identidad para evitar que se conozca su secreto. Un día conoce a un joven del cual se enamora y por el que decide que es hora de buscar un remedio a su situación. La cinta se estrena en México y Latinoamérica este fin de semana.

Adaline es un personaje muy interesante e intenso, algo que no todas las actrices jóvenes se atreven a interpretar...

Siempre es bueno interpretar personajes diferentes, porque creo que es como cualquier arte: un pintor que pinta un mismo estilo todos los días puede perder los conocimientos de otros estilos o puede llegar a perder de vista lo interesante que puede ser algo diferente, por hacer siempre lo mismo. Yo quiero explorar diferentes aspectos de mi creatividad, encontrar desafíos con algo que nunca hice antes, para de esta forma apreciar más mi trabajo.

Y esta película es exactamente eso.

Así es. Además me gustó mucho porque no es una sola cosa, ¿sabes? Es decir, es una historia de amor, pero también es una historia de misterio, de suspenso... hasta tiene algunos elementos de ciencia ficción. La verdad es que es muy completa, me sorprendió mucho cuando la leí y quise hacerla de inmediato. Pensé que era el proyecto ideal para volver al cine después de tres años.

Eres más reconocida como actriz de televisión, ¿es muy difícil romper esa imagen para explorar otra?

No, porque yo soy actriz. Esto es a lo que me dedico. Mientras interprete cada nuevo rol con total convicción, yo soy la que tiene que ocuparse de no repetir lo mismo. Y si llego a conseguir una larga carrera, como espero que sea, entonces interpretaría personajes similares solamente si siento que puedo contar cada nueva historia con autenticidad, trabajando para poder desaparecer lo más que pueda entre esa gente, para que el público no se acuerde de mis roles anteriores.

Si tuvieras una eterna juventud, como el personaje, ¿qué te gustaría hacer?

Me gustaría ir a la universidad y vivir la experiencia como una estudiante más. Alguien completamente anónima que pueda disfrutar la experiencia por completo. Eso es algo que me hubiera encantado hacer. Me encanta aprender y siento que nunca se puede aprender lo suficiente. Me gustaría tener esa oportunidad de poder ir a la escuela... y créeme que no lo descarto. Pero incluso cuando trabajo, viajo muchísimo y siempre aprendo algo nuevo. En cierta forma, estoy logrando mi propia educación, en especial con los increíbles actores y directores con los que trabajo.

¿Qué te habría gustado estudiar?

No lo sé, nunca pensé en hacer otra cosa que no fuera actuar. Desde niña, con mi familia, para mí era lo más llamativo, como una vocación. Ahora pienso que quizá podría estudiar literatura, o guionismo. Escribir... no sé (risas). Para mí, lo importante es aprender lo más que pueda, explorando nuevos temas para mejorar. Lo que me gusta son los nuevos desafíos, la espontaneidad. Creo que escribir me gustaría. También me encantaría cantar y bailar o pintar, pero soy muy mala en ese tema (risas). Aunque en lo que sí soy muy buena es en la cocina.

¿De verdad?

Me encanta. Improviso mucho en la cocina con diferentes sabores e ingredientes. Me vuelven loca los recetarios. Siempre hay algo que me inspira. Cuando viajo tomo alguna clase de cocina o me traigo un recetario, y luego me pongo a experimentar. Mi esposo (el actor Ryan Reynolds) se muere de risa. Me gusta mucho la repostería. Hago soufflé, pasteles, esculturas de azúcar y bastones de caramelo. Hace un año, en mi cumpleaños, yo cociné toda la cena. Recuerdo que a mis padres les pareció terrible que haya pasado todo el día cocinando en mi cumpleaños (risas), pero a mí me encantó, me pareció el mejor regalo que pude hacerme.

¿Qué fue lo que más disfrutaste de rodar esta película?

Trabajar con Ellen y Harrison fue como un sueño hecho realidad. Era muy pequeña cuando tuve mi primera infatuación con Harrison Ford, yo no lo recordaba en las películas de Star Wars, que le gustaban más a mis hermanos, y no vi Blade Runner hasta que fui adulta, pero cuando tenía como nueve o 10 años, vi en video Secretaria ejecutiva, la película que hizo con Melanie Griffith y Sigourney Weaver como villana, y me pareció tan bonita... él era un hombre tan guapo y tan simpático. Yo era una niña, pero imaginaba que sería maravilloso ser como el personaje de Melanie. Cuando me dijeron que Harrison iba a tener una participación especial en la película como un amor pasado de Adaline, grité de emoción. Es maravilloso conocer a alguien a quien admiras tanto y poder trabajar con él.

Tienes una maternidad nuevecita y recién descubierta. ¿Cómo te sientes al respecto?

Es maravilloso. Mi hija nació apenas en diciembre, después del rodaje. Y es curioso, ¿sabes? Yo siempre dije que iba a estar lista para ser madre en algún momento aunque no era muy niñera. Pero te ponen a tu bebé en brazos en el hospital y te cambia todo. Ahora entiendo el amor por un hijo, es algo incondicional, es lo más puro del mundo. Es algo hermoso y como madre, mi trabajo es proteger a mi bebé de cualquier exposición pública. Pero puedo decir que nunca había sido más feliz que ahora que he formado mi propia familia.

Un aspecto interesante de tu personaje es que siendo madre no pierde de vista a su hija, aunque ésta ya es mayor que ella.

¡Exacto! Ahora la entiendo mejor, aunque aún no estaba embarazada cuando empezamos a filmar. Pero de pronto comencé a entender todas estas conexiones que hay entre madres e hijos y me gustó mucho hacer ese descubrimiento mientras rodábamos.

Como actriz, qué prefieres, ¿películas de estudio o cintas independientes?

Oh, las películas independientes, definitivamente. Me gustan mucho más. Creo que te dan muchísima más libertad, hay más tiempo para crear y actuar, sin un estudio que sugiera y haga comentarios de lo que ellos quieren, o que exijan cambios en postproducción... Me encantaría filmar solo cine independiente por eso muchos puedan creer que estoy loca (risas). Aunque seria genial, también tengo que aceptar que no es la realidad. Igual, tengo suerte al trabajar en los proyectos que quiero y que me satisfacen. Pero no siempre hay esa opción y por eso aprovecho a hacerlo mientras puedo. Una superproducción puede darte, eventualmente, la libertad de hacer una película más pequeña, pero que siento más cerca de mi corazón. Como ésta.