Desfilan los muertos por la Ciudad de México

El primer desfile de Día de Muertos en la ciudad mostró la riqueza cultural, étnica y musical de México. 

México

Entre calaveras gigantes, danzantes prehispánicos, mojigangas y música tradicional, el primer desfile de Día de Muertos en la historia de la Ciudad de México fue un rotundo éxito.

En punto de las 15:00 horas, el espectáculo arrancó desde el Ángel de la Independencia con dirección a la plancha del Zócalo, para concluir el festejo de los muertos con un concierto en donde participaron la Banda Sinfónica de la Ciudad de México y el Ballet de la Escuela de Danza de la CDMX.

TE RECOMENDAMOS: La película que cambió el Día de los Muertos en México

El incienso, las flautas, ocarinas y percusiones que acompañaban a danzantes prehispánicos de diferentes culturas, arrancaron con el desfile provocando la ovación de miles de mexicanos que se dieron cita en Paseo de la Reforma.

Al ser la muerte la protagonista del evento, no podían faltar las bellas catrinas vestidas con trajes típicos de diferentes regiones de la República.

"Me encanta que seamos capaces de encontrar el humor en algo tan delicado como la muerte. Al final todos dejaremos este mundo, así que vale la pena pasarla bien en lo que nos toca", declaró Miguel Espinoza, padre de familia.

Después del éxito de la película protagonizada por Daniel Craig, James Bond, las calaveras gigantes que se utilizaron para la filmación de la cinta, desfilaron por las calles del Centro Histórico acompañadas de imponentes ofrendas y música tradicional.

Las flores de cempazuchitl pintaron la ciudad de naranja, los rostros pintados de calacas abundaban entre el público y las flores adornaban en las cabezas de miles de mujeres que asistieron a presenciar este espectáculo.

TE RECOMENDAMOS: Los personajes del Desfile de Día de Muertos

La música de grandes artistas mexicanos como Julieta Venegas y la Maldita Vecindad se hizo presente en el festejo provocando que miles de espectadores se pusieran a bailar al ritmo de canciones como "Pachuco" y "Eres para mí".

Una lotería humana, los bellos colores del papel crepe que adornaba cada carro alegórico, los penachos, las campanas y hasta un desfile de trajineras, fueron elementos que acompañaron armoniosamente a los miles de voluntarios que hicieron posible este evento de carácter histórico.



DAPR