“Los compositores son los culpables del encanto por México”

Arropado por la inspiración de Agustín Lara, Consuelito Velázquez, José Alfredo Jiménez, Cuco Sánchez y respaldado por sus alcances musicales, el cantante está listo para subir por quinta ocasión ...
Está impulsando un programa de ópera como espectáculo masivo en plazas públicas.
Está impulsando un programa de ópera como espectáculo masivo en plazas públicas. (Clasos)

México

Fernando de la Mora, quien se confiesa amante de la buena música, más allá del género del que se trate, pues lo mismo disfruta el rock de The Rollings Stones, que el pop de Celine Dion, el romanticismo de Armando Manzanero y la sensibilidad de José Alfredo Jiménez, alista su quinta noche en el Auditorio Nacional para conmemorar la Independencia de México y para demostrar por qué los compositores han provocado con sus obras el encanto por México.

Apoyándose en sus aptitudes que lo mismo lo han llevado a presentarse en La Scala de Milán, que en el Metropólitan de Nueva York y en el teatro Degollado de Guadalajara, el tenor tendrá su quinta noche en el foro de Reforma, donde debutó en 1991 haciendo mancuerna con Lucha Villa, y ahora se hará acompañar de infinidad de músicos y bailarines para demostrar la razón del éxito que ha logrado en su doble camino por la música, en la ópera y en lo popular.

¿Qué nos va a ofrecer durante la noche del Grito de Independencia?

Lo que van a escuchar es buena música mexicana, esa música que le ha pasado el tiempo por encima y sigue estando en el corazón de la gente, canciones emblemáticas y de muchos estilos.

¿Cómo elige su repertorio para un concierto como el del martes?

Es un proceso difícil, porque hay muchas canciones que se quedan fuera del programa y no hay una razón de calidad por la que no estén ahí, pero las elegimos según la línea musical que vayamos llevando. En esta ocasión mandamos hacer 11 arreglos de canciones que el público no me ha escuchado en el Auditorio.

¿Como cuáles?

Tres títulos son sorpresa, pero cantaremos temas como "Frenesí", "Vereda tropical" y "Granada", entre otras; y como estamos festejando a los compositores, no puede faltar Consuelo Velázquez con su "Bésame mucho"; y cuando cante con mariachi, interpretaré canciones de José Alfredo Jiménez, Juan Záizar y Cuco Sánchez.

¿Qué representa cantar en una noche tan especial para los mexicanos en el Auditorio Nacional?

Es mi cuarta ocasión, a partir del 2010; y mi quinta en el Auditorio, porque el primer concierto fue en 1991, cuando compartí el escenario con doña Lucha Villa; y ahora, en la época reciente, he cantado en la noche de Independencia en 2010, 2011, 2013 y 2015, éste un número que para mí es mágico.

"Y, bueno, el Auditorio es uno de los lugares consentidos porque es un lugar maravilloso, donde puedo hacer espectáculos pensando en un público masivo; y en el que me acompaño de un montón de grupos artísticos, como Los Panchos, El Mariachi Gama Mil, La Orquesta Sinfónica completa, el ballet de Nieves Paniagua, el maestro Gonzalo Romeu y su quinteto; y el protagonista es el compositor mexicano; y hacer un recorrido por estas bellas canciones que han hecho cantar al mundo, por lo que los compositores han sido los culpables del encanto por México; es una situación muy especial para mí.

A usted se le reconoce por su desempeño en el mundo de la ópera, pero también ha hecho un nombre dentro de la música popular, ¿cómo ha logrado el éxito en esas dos vertientes?

Yo empecé cantando música popular, aprendí a cantar las canciones mexicanas como cantante popular, no como cantante de ópera; y me gusta que mi voz no suene operística cuando canto la música popular y eso me ha ayudado a poder meterme a muchos géneros, porque la emoción es lo más importante en la música popular. Y he tenido la suerte y privilegio de grabar discos con el gurú de la música ranchera, como Rubén Fuentes, y hacer cinco discos de boleros, e incurrir en todos esos géneros con una guía maravillosa de gente muy conocedora como Eduardo Magallanes, Gonzalo Romeu y Rubén Fuentes.

¿De qué se vive mejor, de la ópera o de lo popular?

Siendo un cantante de los dos, hacer las dos me fascina.

¿Cuál carrera le ha costado más trabajo?

Las dos porque en la ópera tienes que cuidar detalles muy particulares, como la técnica, la salud, la apariencia física, el estudio constante; pero en la música popular también he tenido que ser muy atento y estudioso de los estilos y sobre todo no permitir que el caballo brioso de mi voz opaque la sensibilidad de la música popular.

Cuando es el espectador y decide ir a un concierto, ¿qué música le gusta escuchar?

Me gusta mucho la música clásica, Beethoven, Schubert, Stravinsky; pero también me gusta mucho la música popular. A los diez años me enamoré de Pink Floyd, de Deep Purple, de The Rollings Stones, de The Beatles, que ya me tocaron de salida; y cuando tengo oportunidad me gusta ir a verlos de nuevo. Pero también me gustan artistas modernos, como Celine Dion, he visto a Madonna, me gusta la música tropical. Me gusta la música buena.

¿Qué escenarios le falta pisar?

Como cantante de ópera he estado en los más importantes del mundo, el Metropolitan de Nueva York; La Scala de Milán, la ópera de París, el teatro Eliseo de Barcelona, y en EU en los más importantes; así que lo que me hace falta es seguir visitándolos. Regresar a Bellas Artes, al Carnegie Hall, el teatro Degollado, todos tienen un lugar importante en mi corazón, en mi espíritu.

Sé que prepara un disco en mancuerna con Armando Manzanero, ¿en qué parte del proceso están?

Él es un tipazo, mi hermano Armando, es un amor de persona, un hombre admirable con un cariño y respeto, y verdaderamente una admiración total, porque es un gran mexicano, un hombre que ha hecho cantar al planeta con sus canciones y con un gran respeto se ha ganado el cariño del público.

"Tengo el privilegio de tener un material con él, que está terminado, y estamos a punto de firmar con la disquera para distribuirlo".

¿Qué vamos a escuchar en ese material?

Son seis canciones nuevas que escribió para mí, de lo cual me siento verdaderamente halagado. Los temas son "Tú", "Mi Navidad", "Estás aquí", "Así", "La magia de tu amor" y "Mi sueño rescatado"; además también cantó con él algunos de los sus grandes clásicos como "Por debajo de la mesa", "Te extraño", "No", "Como yo te amé" y su primer canción que se llama "Nunca en el mundo".

La próxima parada es en el Auditorio, pero supongo que su agenda debe estar llena ¿no?

Sí, estoy inmerso en un proyecto cultural que se llama Ópera para todos, donde estamos llevando la Ópera Payasos a plazas públicas con todo lo que requiere la opera en vivo: orquesta sinfónica, coro en vivo, tramoya; lo debutamos el 22 de agosto en Querétaro con plaza llena. Es un espectáculo que nace de bajar un recurso de la Cámara para llevarlo a cabo y lo vamos a cerrar con la versión de concierto el 21 de noviembre en Bellas Artes a favor de la Fundación Comparte Vida (que ayuda a personas con leucemia y otras enfermedades hematológicas o de origen genético), aunque la última presentación será el 22 de noviembre en el Zócalo".

El arte siempre ayuda a las buenas causas, ¿verdad?

Sí, por supuesto, hay que levantar la mirada del intelecto de las personas y es una bonita forma de elevar el espíritu de los mexicanos.