Vicente Leñero, la pluma del cine

La comunidad cinematográfica coincidió en el gran aporte que legó el dramaturgo al séptimo arte
Vicente Leñero.
Vicente Leñero. (Archivo)

México

La muerte de Vicente Leñero no solo opaca al mundo de las letras, también al séptimo arte, pues su pluma dio paso a innumerables historias que fueron creadas o adaptadas para imprimir su sello en la pantalla, de tal forma que trabajó junto a varios realizadores y actores que hoy lo recuerdan por su maestría a la hora de delinear un guión.

Con Carlos Carrera colaboró para la adaptación de El crimen del padre Amaro, historia que por una década ostentó el título de la película mexicana más taquillera de la historia, en gran medida por su crítica al clero: “Decidimos enfocarla al asunto del poder y la corrupción, de todo ese contexto sociopolítico en el que se desarrolló la historia”, dijo el cineasta al referirse a la mancuerna que hizo con el escritor que murió ayer a los 81 años.

Pero El crimen del padre Amaro no fue el único guión que Leñero desarrolló junto a Carrera, “antes de esta película asesoró la adaptación de Un señor respetable, era un guión basado en la novela de Naguib Mahfuz, que iba a producir Alfredo Ripstein, y finalmente se perdieron los derechos de la novela, por eso no se hizo la película”, recordó Carlos.

Sin duda, la muerte de Leñero representa una pérdida lamentable para la comunidad cinematográfica: “Se llora su muerte en el teatro, la literatura y el periodismo, pero sobre todo en el cine mexican; fue un gran escritor. Aprendí a nivel narrativo, pero destaco más su gran sentido del humor; tengo muchas anécdotas a su lado, fuimos cómplices”, agregó.

Al igual que Carrera, Leñero se relacionó profesionalmente con decenas de cineastas, entre ellos: Luis Estrada (La ley de Herodes), quien prefirió mantenerse al margen de pronunciamientos sobre su muerte; también con Arturo Ripstein (Cadena perpetua, La tía Alejandra), y con Jorge Fons, con el último desarrolló Los albañiles, El callejón de los milagros y El atentado.

“Con El atentado buscamos algo más que celebrar el Bicentenario, quisimos poner el dedo en la llaga, para hacer evidentes los resultados fallidos de la Independencia y la Revolución”, comentó Jorge Fons, previo al estreno de la historia que estuvo en manos de Leñero y que puso en pantalla el incidente en el que casi asesinan al ex presidente Porfirio Díaz.

La pluma de Leñero no solo delineó historias de cineastas consolidados, lo hizo también con jóvenes realizadores, como Omar Yñigo, quien tallereó el guión de Todo un hombre con el escritor mexicano: “Me entusiasmó escribir un guión que provocara opiniones en el maestro; la confianza que me otorgó y sus consejos fueron lo mejor que me ha pasado”, recordó Yñigo.

A la lista de películas que contaron con la asesoría de Leñero se suma Contracorriente, dirigida por Rafael Gutiérrez y Elisa Salinas: “En la novela de Víctor Bartoli, que adaptó Leñero, se conserva la problemática de las mujeres en la frontera, pero el talento de Leñero permitió que los personajes tuvieran un trasfondo, los volvió atractivos”, dijo Gutiérrez sobre la aportación del escritor.

Sin duda, parte del legado de Leñero quedará impreso en la pantalla de platino, donde el público seguirá disfrutando de las historias que adaptó o escribió para cine: “Se queda por siempre en nuestro corazones,  por eso tendremos mucho cuidado con sus enseñanzas”, dijo Blanca Guerra, presidenta de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, quien dijo que hoy asistirá a su homenaje en Bellas Artes. 

La herencia 


  • El próximo año Videocine rodará Amapola, una historia que también contó con el sello de Leñero, al desarrollar una trama sobre los inicios del narcotráfico en México.
  • Blanca Guerra comentó que Leñero era una de las propuestas más fuertes para recibir el Ariel de Oro, durante la próxima entrega de la premiación que encabeza la AMACC.
  • Alejandro Ramírez desconocía del fallecimiento de Leñero, hasta minutos después anunciar las cifras del la industria de este año, y expresó: “Es una pena, es un gran dramaturgo y guionista”.
  • Cada uno de los cineastas que contaron con el apoyo de Leñero se quedan con parte de su legado, “Es una herencia que recibimos, a través de sus guiones e historias”, dijo Carrera.