Tom Cruise quiere seguir siendo el héroe, destaca Edward Zwick

En la cinta "Jack Reacher: Sin regreso", que se estrena hoy, interpreta a un ex militar.

Los Ángeles

Tom Cruise es un actor de 54 años que insiste en hacer todas sus secuencias de acción sin extras, situación que ya era del conocimiento de Edward Zwick, director con el que Cruise trabajó en la cinta El último Samurai en 2003; 13 años después, el realizador sigue sorprendido de la condición física de su actor y de su empeño para ser un convincente héroe de acción en Jack Reacher: Sin regreso, que estrena hoy en México.

“Lo interesante y esta es mi opinión, pienso que fue más difícil hacer esta película para él que simplemente tirarse de un avión. Porque, en efecto, tienes que ser muy valiente para hacer eso, pero la disciplina, los ensayos y el entrenamiento que tuvo para realizar este tipo de peleas, fueron increíbles y más aún después de 30 años que tu carrera comenzó, y mantener eso. Cuando hicimos El último Samurai, él se pasó seis meses trabajando con las espadas para ser capaz de usarlas con grandes peleadores, y lo mismo paso aquí con el asunto físico”, dijo Zwick en entrevista para ¡hey! en Los Ángeles.

Cruise retoma el papel de Reacher, un ex militar que en esa ocasión regresa a la sede de su unidad militar para descubrir la verdad de una conspiración militar que lo involucra a él y a la agente Susan Turner (interpretada por Cobie Smulders). Todo ese tiempo de entrenamiento que menciona el director, sirvió para darle más realismo a las secuencias de acción, que se sienten más reales y con un ritmo distinto al que Hollywood acostumbra.

“Algunas personas hacen secuencias de peleas ahora y es tan poco comprensible que no alcanzas a ver la belleza en ello, y yo estaba interesado en las habilidades que él tenía y que ellos tenían. No es que bajemos el ritmo, es fotografiarlo de manera que entendamos la secuencia y eso fue importante para Tom y para mí”, expresó el director, que siempre tuvo en mente explotar las cualidades físicas de su actor.

Cruise no solo actúa sino que también produce al lado de Edward Zwick, justo como lo hicieron en El último Samurai. Es una relación solida, fundamentada en la admiración; ya que ambos tienen un historia importante como productores (Zwick es ganador del Oscar como productor por Shakespeare in love)

“Cuando la gente es profesional, la idea de colaborar es algo que ellos aprenden en el proceso y si tienes respeto por alguien con quien trabajas no se trata de su idea o tu idea, sino de esa tercera cosa que logran juntos. Él tiene ideas muy fuertes y yo también, pero sabía que íbamos a estar de acuerdo, que íbamos a encontrar un lugar era compartir un lugar común”, comento el realizador sobre el carácter firme de Tom.

Antes de Jack Reacher, Edward Zwick dirigió cintas como Blood Diamond, Love & Other Drugs y Pawn Sacrifice que son completamente distintas. Él define esta situación de una manera muy particular.

“La palabra que me viene a la cabeza es promiscuidad, digamos que es una promiscuidad intelectual no quiero repetirme a mí mismo, quiero mantenerme interesado en lo que hago y que sean cosas nuevas. Por otra parte, si escarbas muy profundo, todo el tiempo se trata de la exploración de personas en relaciones inesperadas en contra de los escenarios, y pienso que el tono de esos escenarios afecta la relación y crea una sinergia interesante, eso es lo que me apasiona”, concluyó el director.