"Coco" es una carta de amor para México

La cinta inspirada en el Día de Muertos de Pixar es una postura de lo que el estudio reflexiona sobre nuestra cultura en tiempos de ideas radicales en Estados Unidos.
"Coco" está dirigida por Lee Unkrich, responsable de "Toy Story 3", la película más exitosa de la historia de Pixar.
"Coco" está dirigida por Lee Unkrich, responsable de "Toy Story 3", la película más exitosa de la historia de Pixar. (Disney Pixar)

Enviado, San Francisco

Para noviembre de 2017, Donald Trump tendrá más de medio año en la presidencia de Estados Unidos. Para ese mes Pixar, el estudio de animación más influyente en la industria, con más de 10 premios Oscar en su haber y películas que dan la vuelta al mundo, tendrá como estreno una cinta que gira en torno a México y sus tradiciones. El título es Coco y está dirigida por Lee Unkrich, responsable de Toy Story 3, la película más exitosa de la historia de Pixar.

“Esa es una de las razones importantes de por qué estamos haciendo esta historia, que la ubiquemos en este universo y que la ubiquemos en México. Amamos a México y a los mexicanos y personalmente, aunque también hablo por todos, pienso que esta es una buena oportunidad para hacer algo bueno, para enviar un buen mensaje al mundo sobre México. Esta no es una cinta política, pero celebra la diversidad de la cultura de México de una forma positiva”, dijo a ¡hey! Lee Unkrich, desde el lugar donde crearon piezas clave de la animación como Toy Story y Wall-E.

Coco cuenta la historia de Miguel, un niño que vive en un pueblo de México con su abuela, su bisabuela Mama Coco (de ahí el nombre de la cinta) y su perro Xoloitzcuintle, Dante. Por un asunto familiar, la música está prohibida en su casa, pero en secreto, quiere convertirse en un gran músico como su ídolo, Ernesto de la Cruz. Esta pasión llevará al pequeño a una aventura al mundo de los muertos.  

Cómo ya tiene acostumbrado al público, Pixar realizó una investigación  exhaustiva de nuestro país y la tradición del día de los muertos. Oaxaca fue la inspiración principal para la tierra de los vivos en la historia y Guanajuato para el espacio de los muertos, un monumental desafío visual y técnico para Pixar.

“Para mí era importante no solo visitar Oaxaca o Guanajuato sino ver los alrededores, oler los olores y probar la comida, y también quería estar con la gente, no solo estar como turista, así que durante los viajes estuvimos con familias, aprendiendo sobre sus negocios, sobre cómo ponen sus ofrendas, yendo a los cementerios con ellos, viendo como limpiaban las criptas de sus familiares y conociendo sus historias”, relató Unkrich, notablemente emocionado por el recorrido realizado para cristalizar este proyecto.

La música juega un papel fundamental en la cinta (aunque  no es propiamente una película de corte musical). Camilo Lara estuvo muy cerca de los directores y en la historia destaca uno de los personajes principales, Ernesto de la Cruz, un ejemplo de qué tan intensa fue la exploración de nuestro país por parte de Unckrich y compañía.

“Ernesto es una amalgama de mucha gente, desde Pedro Infante, Jorge Negrete hasta Vicente Fernández, no está basado específicamente en alguno de ellos pero tomamos las cosas que nos gustan de cada uno para crear este personaje”, dijo el director del filme que explora distintos sonidos musicales de México como la banda, marimba y el son jarocho.

Gael será un esqueleto

Coco no podía estar completa sin un mexicano exitoso en sus voces y Gael García Bernal se convertirá en un esqueleto llamado Héctor que se suma a la aventura de Miguel en la tierra de los muertos. 

“Ha sido un sueño trabajar con  Gael, es alguien a quien habíamos considerado desde hace mucho tiempo, siempre he sido un fan de su trabajo”, comentó el creativo.

“Mi única preocupación es que no había mucha comedia en su carrera, es un actor fantástico pero muchas de sus películas han sido dramas.

“Afortunadamente, cuando teníamos que tomar la decisión de quién iba a dar voz a Héctor, Mozart in the jungle estaba transmitiéndose y él está fantástico ahí; es muy divertido y eso es básicamente lo que necesitábamos psara convencer a todos de que era perfecto para el personaje”, concluyó Lee Unkrich a un año de estrenar un proyecto muy mexicano en la casa de animación Pixar.