[Función Dominical] Entre el género y la preferencia sexual

Carol es una pequeña joya que podría volverse un clásico que ningún amante del cine romántico debería dejar de ver en una función dominical.
"Carol" está nominada a seis premios Oscar.
"Carol" está nominada a seis premios Oscar. (Moviestore)

Ciudad de México

Carol es una hermosa película de amor erótico entre dos mujeres en el Estados Unidos de los cincuenta. Ha sido dirigida por un autor que puede ser definido como “de culto”. Todd Haynes escribió y dirigió Velvet Goldmine, una auténtica obra de arte con la que algunos nos entusiasmamos mucho y que sin embargo pasó casi desapercibida para el gran público. No sucederá lo mismo con Carol. Ha sido nominada para seis premios Oscar de la Academia. Algunos de ellos incluyen las estatuillas más codiciadas: las que se otorgan en la categoría de mejor actriz protagónica, que podría ganar Catte Blanchett: Carol, una hermosa mujer que irrumpe en la vida de esta muchacha que por lo pronto vende muñecas en una tienda departamental aunque no piensa quedarse con esa vida para siempre.

La actriz que interpreta a la amante de Blanchett también ha sido nominada, pero en la categoría de actriz de reparto. Rooney Mara también hace un trabajo excepcional, de modo que ver cómo deja de ser la niña sin privilegios para convertirse en fotógrafa es un deleite. Sería cuando menos interesante que dos actrices que han interpretado el papel de amantes ganasen el Oscar y no creo que sea casual que la Academia haya decidido nominarlas en categorías que corresponden con dos clases de actriz: la que ya está consagrada es Blanchett y la que apenas comienza a tener una carrera notoria es Mara. Las categorías corresponden pues, tanto con su relación ficticia como con su relación en la vida real. Desde El ansia, dirigida por Tony Scott, no había visto yo escenas tan hermosas en lo que respecta a esta clase de amor.

Y justo con respecto a “esta clase de amor” vale la pena comentar el otro Oscar importante al que ha sido nominada Carol, el que pudiese otorgarse a Phyllis Nagy por la adaptación de la novela de Patricia Highsmith. Su trabajo aporta mucho a la exploración personal del director de Carol porque ya hemos visto una historia muy similar que él dirigió y escribió en el año 2002. Far From Heaven no solo tiene una trama homosexual, cuenta la historia de una mujer que se mete en apuros por la única razón de ser eso, mujer, y además haberse enamorado de quien se supone que no tiene que amar. En Far From Heaven el escándalo lo produce la relación entre una mujer blanca y un hombre negro y no tanto los personajes homosexuales, con lo que vamos viendo que lo que realmente ha ido explorando Haynes en su carrera no son tanto las relaciones homosexuales como la opresión hacia las mujeres. Que las chicas en apuros en Carol sean lesbianas no es tan importante como el que se encuentran en línea con personajes como la Nora de Casa de muñecas, Madame Bovary o Anna Karenina. Creo que, para el director, el verdadero problema está en su condición de mujeres. El señalamiento va entonces por la problemática de género que no por la de preferencia sexual. Carol es una pequeña joya que, si gana uno de estos tres premios, podría volverse un clásico que ningún amante del cine romántico debería dejar de ver en una función dominical.

Carol. Dirección: Todd Haynes. Guión: Phyllis Nagy basada en la novela de Patricia Highsmith. Fotografía: Edward Lachman. Con Cate Blanchett, Rooney Mara y Sarah Paulson. EU, 2015.