No desaprueba piratería

El realizador recibe el reconocimiento Ámbar, por parte del FIC de San Cristóbal de las Casas, como distinción a su trayectoria.
El director afirmó que algunos filmes sufren mutilaciones a placer de una ideología empresarial.
El director afirmó que algunos filmes sufren mutilaciones a placer de una ideología empresarial. (Cortesía Festival de San Cristobal)

San Cristóbal de las Casas

Aunque no está de acuerdo con el negocio ilegal que rodea al cine, Jorge Fons no desaprueba del todo la piratería, pues es una forma en la que las personas con menores recursos pueden acceder a las obras cinematográficas, que les son negadas en las salas de cine por los elevados costos.

“Bienvenida sea, es una posibilidad de que los pobres vean cine, y no solo los pobres, también las personas de lugares a los que no llegan las películas. Cuando hablamos de una gran producción de videos, tendrían que salir a la venta a un precio risible, pero como no es así existe la piratería”, dijo Fons.

“Si yo sacara dvd de a peso no habría piratería, pero el negocio exige en todos lados quieren ganar en el cine, en la televisión y el dvd. Si la piratería existe es por los costos, pero gracias a ella muchas más personas que no pueden ir al cine pueden ver películas, así que bienvenida”, agregó el cineasta.

De hecho, confesó que colecciona sus propias películas en versión pirata. “He visto muchas películas piratas, mis películas son piratas. Una vez un amigo me dijo que Rojo amanecer estaba en la piratería y sin censura, me costó 15 pesos, y es la versión alterna a la que se vio en cine, porque le cortaron cuatro minutos”.

Rojo amanecer sufrió censura desde la concepción del guión, se filmó en secreto al interior de una bodega, con pocos recursos, incluso Héctor Bonilla recurrió a algunos intelectuales como Gabriel García Márquez y José Luis Cuevas, pero negaron su participación por motivos personales. Pocos subieron al barco.

Por ello, Fons valora la apertura que se puede tener hoy, a través de las nuevas tecnologías. “El internet tiene un papel muy bueno, permite que las películas de personas que no pueden exhibir se vean por el mundo, y este universo será cada vez más basto, no hacemos una película para ser ricos, sino para que se vea”.

En ese sentido, Fons reconoció que no se vive del cine. “Los que pueden vivir del cine son los distribuidores y exhibidores, esa es el área de la comercialización del cine, el que vive mejor es el que toma el jitomate y lo ve de en otro lugar, el exhibidor es el que capitaliza el cine, pero yo que lo produje no”.

Por ello, complementa su carrera con la dirección en melodramas, donde ha encontrado opciones de diversificación, pero no como en el cine, “la televisión es un buen medio, pero el cine es el lugar para crear”, comentó Fons, quien ayer recibió en San Cristóbal, el reconocimiento Ámbar, en honor a su trayectoria.

Previo a su homenaje, el cineasta compartió que reprueba la censura televisiva, cuando se transmiten películas que son “mutiladas” a placer de una ideología empresarial y moralista. “Es atroz, porque castigan una obra, la mutilan, pensando que eso que quitan provoca un daño, toman las tijeras y cortan diálogos”, dijo.

“Creen que eso puede provocar reacciones en la gente, porque es información que habla descaradamente de lo que les incómoda, así que mejor corto aquello que desenmascara mi actitud en contra de otros. No solo debe cambiar la ley, la ley se la brincan, necesitamos cambiar ideas”, agregó el cineasta. 

Claves

El homenaje

- Ayer por la noche, Jorge Fons fue homenajeado en el contexto del Festival Internacional de Cine de San Cristóbal de las Casas, el evento tuvo lugar en el teatro Daniel Zebadúa, ubicado en dicha entidad.

- En el mismo inmueble, pero horas antes, ofreció una charla magistral al público del festival, donde compartió anécdotas relacionadas a su que hace cinematográfico, entre ellas destacó el rodaje de Rojo Amanecer.