Con 4 proyectos, Nicole Kidman es "Reina de Cannes"

La actriz, que tiene presencia en el festival con tres cintas y una miniserie. Afirma que en esta etapa de su vida quiere probar cosas nuevas y apoyar a los cineastas en los que cree.

Cannes

Nicole Kidman devela un nuevo capítulo en su carrera, con cuatro nuevos proyectos en el Festival de Cine de Cannes.

"Estoy en ese lugar en mi vida donde trato de simular que tengo 21 años y que estoy empezando mi carrera", aseguró Kidman, quien cumple 50 el próximo mes. "Quiero probar cosas nuevas y apoyar a los cineastas en los que creo".

TE RECOMENDAMOS: Cannes aplaude a Michel Franco

Los proyectos de Kidman este año en Cannes incluyen la comedia familiar brutalmente oscura de Yorgos Lanthimos The Killing of a Sacred Deer.



También participó en How to Talk to Girls at Parties de John Cameron Mitchell, una farsa romántica con punks y extraterrestres ubicada en la década de 1970.



Aún por estrenarse están The Beguiled de Sofia Coppola, una versión femenina del filme de Clint Eastwood de 1971, y la segunda temporada de la aclamada serie de Jane Campion Top of the Lake, en la que Kidman da vida a un personaje que ha descrito como "una lesbiana feminista radical".




La omnipresencia de la actriz en el festival, junto con su acostumbrada elegancia en la alfombra roja, le ha merecido el apodo de la "Reina de Cannes".

"Fue una especie de confluencia de sucesos", dijo Kidman de su extensa presencia en el evento. "No estaba consciente de que esto ocurriría".

Pero sí reconoció que las películas, que llegan tras su trabajo en la miniserie de HBO Little White Lies y su actuación nominada al Oscar en Lion, son el resultado de su resolución de mantenerse "audaz y abierta" a nuevos desafíos.

"Todavía tengo esa pasión, a esta edad, por la actuación y el cine y la narración y por desafiar los límites y salirme de mi zona de confort para probar cosas con desenfreno", dijo Kidman.

Como era de esperarse por las cintas previas de Lanthimos (The Lobster, Dogtooth), la reacción en Cannes ante el más reciente filme del realizador griego fue mixta. Tanto vítores como abucheos se escucharon tras su proyección matutina, aunque la crítica elogió en su mayoría el terror alegórico de Lanthimos.

"El material en acopio es brutal", dijo Lanthimos. "Nunca lidiamos con él con seriedad. A Nicole le gusta decir que yo le dije todo el tiempo que esto era una comedia, y así lo creo".

Kidman habló en repetidas ocasiones de su sed como actriz y de su deseo en esta etapa de su vida de trabajar con cineastas jóvenes intransigentes.

"He trabajado mucho. No tengo que trabajar. Trabajo porque es mi pasión. Trabajo porque es mi manera de expresarme", dijo. "Siempre he tenido ese espíritu un poco rebelde de que no quiero conformarme y quiero encontrar la forma de no hacerlo. Así soy yo".

Pero Kidman también dijo que mantiene su vida profesional separada de su vida familiar con el cantante Keith Urban y sus cuatro hijos.

"Esta película", dijo de The Killing of a Sacred Deer, ''mis hijos no la verán".


vmm