Murió Dick Smith, genio del maquillaje

Marlon Brando en "El padrino" y Linda Blair en "El exorcista" son dos de las caracterizaciones que dieron éxito al artista, quien obtuvo el Oscar por el trabajo que logró en la cinta "Amadeus"

Los Ángeles

Dick Smith, el “Padrino del Maquillaje”, que fascinó y aterrorizó a cinéfilos con sus inolvidables transformaciones de Marlon Brando en El padrino y Linda Blair en El exorcista, entre otros, falleció a los 92 años.

Smith, el primer artista de maquillaje honrado con un Premio de la Academia a la trayectoria, murió el miércoles por la noche en California por causas naturales. Sue Cabral-Ebert, del Sindicato de Maquilladores y Estilistas, confirmó su deceso a The Associated Press.

“Nuestras vidas han sido bendecidas por el inalterable amor de nuestro padre y les agradecemos desde el fondo de nuestros corazones sus amables palabras en su memoria”, dijeron los hijos de Smith, David y Douglas Smith, en un comunicado.

Considerado como el maestro en su campo, Smith ayudó a innovar con materiales hoy comunes, como la espuma de látex líquido, a lograr efectos especiales más realistas y espectaculares. Fue conocido y querido por su generosidad, ya sea intercambiando cartas sobre su arte con un adolescente J.J. Abrams o enseñando al artista de efectos especiales laureado con el Oscar Rick Baker, que en 2011 le entregó a Smith su estatuilla honoraria.

“Llevó el maquillaje completamente a otro nivel; es increíble lo que este hombre ha hecho”, dijo Baker, cuyos créditos incluyen Men in Black (Hombres de negro) y el video “Thriller” de Michael Jackson, en la ceremonia.

“Su trabajo inspiró a toda una generación de artistas emergentes”.

Con la ayuda de Smith, un Brando de mediana edad se transformó en el patriarca con papada Vito Corleone, la adolescente Blair en un demonio con cicatrices y mirada salvaje, y William Hurt en una masa de protoplasma en Estados alterados.

Smith y Paul LeBlanc compartieron un Oscar en 1985 por su trabajo para Amadeus, en la que Smith pasó horas cada día convirtiendo al actor F. Murray Abraham, entonces de 44 años, en el anciano rival de Mozart, Antonio Salieri.

“Dick Smith es el mejor maquillador del mundo”, dijo después Abraham, ganador de un Oscar por Amadeus. “Una vez que me veía en el espejo, que veía mi rostro, sentía que era completamente convincente”, dijo el actor respecto a su caracterización.

Smith también creó un mohicano con una gorro plástico y pelo picado para Robert De Niro en Taxi Driver y pechos de goma espuma para Katherine Ross en The Stepford Wives (Atrapadas: Las mujeres perfectas).

Con espuma de látex y un nuevo tipo de pestañas postizas flexibles logró capturar la vejez extrema en Little Big Man (Pequeño gran hombre), en la que un treintañero Dustin Hoffman encarnó a un hombre centenario que dice haber sobrevivido la Batalla de Little Big Horn.

“Aun cuando los personajes eran fantásticamente raros, siempre traté de hacerlos creíbles”, dijo Smith al Washington Post en el 2007.

“Los actores tienen que sentir que son la persona a la que interpretan”.

Claves

Su huella

- Antes de alcanzar el éxito en Hollywood, fue uno de los primeros grandes maquilladores de la televisión.

- Smith encabezó la división de maquillaje de la NBC de 1945 a 1959, usando alambre soldado para crear una máscara de pantera para una entonces desconocida Eva Marie Saint y látex helado para mejorar la nariz de José Ferrer en Cyrano de Bergerac.

- En la década de 1960, su experiencia transformando a Jonathan Frid en un vampiro centenario para la serie DarkShadows (Sombras tenebrosas) ayudó a prepararlo para Little Big Man.