Los mejores momentos de ‘Twilight’ en el cine

La historia de amor entre Bella y el vampiro Edward pasó de los libros a la pantalla grande y algunos momentos de las cintas quedaron en la memoria del público. 
La cinta Crepúsculo recaudó 383 millones 520 mil 177 dólares a nivel mundial.
La cinta Crepúsculo recaudó 383 millones 520 mil 177 dólares a nivel mundial. (especial. )

México

Con motivo del décimo aniversario de la serie 'Twilight' ('Crepúsculo'), la escritora Stephenie Meyer ofreció un cambio de sexo para lectores que fueron atrapados por la historia de Bella y Edward. Esto está incluido en el nuevo libro Life and Death: Twilight Reimagined.

Recordando las cintas, protagonizadas por Kristen Stewart y Robert Pattinson, que fueron inspiradas en los libros, presentamos algunos de los mejores momentos de las películas.

La boda

(Amanecer parte 1, 2011)

Bella sufrió alucinaciones en donde todos mueren durante la ceremonia, pero ella sale bien librada de la situación.


Edward toca el piano

(Crepúsculo, 2008)

Una escena romántica de una de las cintas, es cuando Edward toca una canción en el piano. El vampiro pone en su espalda a Bella y la lleva volando por el bosque Forks. Edward se colocó en los pinos más altos para mostrar a su novia el paisaje.


La depresión de Bella

(Luna Nueva, 2009)

Bella cae en una profunda depresión que le dura un año por no poder a su amado Edward, la escena fue musicalizada por Lykke Li con 'Possibility'.


Bella se convierte en vampira

(Amanecer parte 1, 2011)

Tras dar a luz a Renesmee, Bella murió en una de las cintas. Tal pareciera que el intento de Edward por salvarla, convirténdola en vampiro, no dio resultado, minutos después surge el nacimiento de una vampira.


¡Eres un vampiro!

(Crepúsculo, 2008)

Una de las escenas más recordadas es cuando Bella le dice a Edward que es un vampiro, después de que él le dio algunas pistas a la joven.


Jacob le quita el frío a Bella

(Eclipse, 2010)

Jacob Black casi siempre semidesnudo, ayudó a Bella a quitar el frío que sentía. La escena de la protagonista fue una de las más sexys de las películas.