Madrugan "piratas" los estrenos comerciales

"Gloria" y "El más buscado" son dos de las películas más recientes que se ofertan en el mercado negro, provocando así una terrible pérdida a la industria.
El filme sigue su camino a la internacionalización.
"Gloria" pisó el mercado negro un mes antes de su estreno. (Especial)

México

El hábito de consumir productos pirata aumenta en el país, sobre todo en el terreno cinematográfico, al poner a la venta decenas de películas que incluso no han llegado a cartelera. Gloria pisó el mercado negro un mes antes de su estreno y El más buscado atraviesa una situación similar.

Es un panorama que preocupa al gremio, por las enormes pérdidas que se registran ante la competencia ilegal. Y no es para menos, pues según estima la Cámara Nacional de la Industria del Cine (Canacine), a través de la Motion Picture Association (MPA), el mexicano consume películas pirata en gran medida por su bajo costo y disponibilidad.

“Es parte de un fenómeno extraño, pero me quedo con la parte positiva, que es que la gente ve la película, porque sabemos que el mayor consumo del cine mexicano es a través de la piratería. En lo que no estoy de acuerdo es en que se pierda el trabajo detrás de una cinta”, dijo Ernesto Contreras en entrevista con ¡hey!

“Es un trabajo inmenso, es mucho dinero y esfuerzo; además, el cine es para que se vea en la pantalla. Si sucede después (la piratería) es inevitable, pero que lleguen antes de su estreno es fatal, El más buscado está por todo lados”, agregó el realizador de Las oscuras primaveras.

De acuerdo con cifras de la Asociación Protectora de Cine y Música de México, en 2014 fueron asegurados un total de 2 millones 922 mil 630 copias no autorizadas de música y películas, así como más de ocho mil quemadores, cuya capacidad de producción asciende a más de mil millones de discos apócrifos anuales.

“Es mucho trabajo el que se invierte en una película como para que con un clic la copien; cuando uno hace algo malo sin saberlo se entiende, pero cuando se conoce el delito es negligencia. Recién filmamos la campaña del papá pirata, donde la niña cuestionaba a su padre, eso es un pequeño esfuerzo por hacer notar que se trata de un delito”, dijo Moisés Zonana, productor de Lucía Films.

Michel Franco, director y productor, se sumó al comentario: “Es una pesadilla que tu película caiga en manos de piratas antes de estrenarse. Estamos resignados a que es parte de la realidad; lo que ocurrió con Gloria, de caer antes del estreno, es una pesadilla”.

Por su parte, José María Yazpik considera que esta mafia se extiende con mayor fuerza. “Están por todos lados, y la gente sabe quién es el que se encarga de esto, porque hay películas como Colosio que no cayeron ahí, Nosotros los Nobles tampoco; son unos cuantos los que mueven el negocio y llenan las calles de piratería por unos cuantos pesos”.

El año pasado se realizaron mil 501 acciones ilegales entre fábricas, laboratorios, bodegas, almacenes y puestos semifijos, esto según cifras obtenidas de los operativos realizados en colaboración con la Procuraduría General de la República y la Unidad Especializada en Investigación de Delitos contra los Derechos de Autor y la Propiedad Industrial.

Cecilia Suárez entiende que este fenómeno obedece a la situación del país, “es una forma de que el cine mexicano, gringo, español, y de todas partes llegue a los espectadores que, de otra manera, no tendrían oportunidad, porque no tienen dinero, pero que no se pasen, sáquenla después”.

Respecto al dilema, Jorge Zárate dijo: “Soy de la idea de que, más que existir los derechos de autor, deberían existir los izquierdos de autor, que cualquier obra de arte pueda ser copiada, pero representa también una pérdida para autores, se podría llegar a un acuerdo”.

Claves

Las opiniones

- Recientemente Jorge Fons confesó que tenía sus películas en versión pirata, hecho que no descalificó debido a que el mercado ilegal se convierte en una opción económica para que la gente de escasos recursos pueda acceder al cine nacional.

- Damián Alcázar ha comentado que le agrada que el público vea las películas, de la forma que sea. “Lo importante es que se cree conciencia a través del cine, no importa si ven una película pirata”; Luis Estrada compartió el comentario.

- El boom de películas mexicanas en la piratería obedece al éxito que se logró en 2013, cuando se rompieron varios récords de taquilla, y No se aceptan devoluciones permeó entre el gusto del público, que también pedía el filme en su versión pirata.