Mantiene la India María su compromiso social

María Elena Velasco vuelve al cine con "La hija de Moctezuma", interpretando a su célebre personaje, y con la que, desde la comedia, hace crítica política.

México

A finales de los años 60, María Elena Velasco tuvo la necesidad de dar voz a las mujeres indígenas que sufrían de discriminación en esta ciudad; cuatro décadas después, ese sentido de compromiso social sigue siendo el mismo, pero recargado de una crítica política que hoy se refleja en La hija de Moctezuma.

“La discriminación continúa igual, una persona que no recibe escuela, educación de ningún tipo, ni apoyo, que vive con muchas carencias, tiene pocas opciones, pero ahí están, por eso sigue mi personaje, como hace 40 años”, comentó en entrevista María Elena Velasco, protagonista de La hija de Moctezuma, quien da vida nuevamente a la India María.

El filme pone en pantalla, con humor, las problemáticas de la comunidad indígena, como el despojo de las tierras o el deseo de cruzar la frontera para encontrar una vida mejor. María Nicolasa Cruz  decide tramitar su visa, pero le es negada; de ahí el interés por exponer la situación indígena.

“Sí hay una idea de reflexión sobre las cosas que ocurren en nuestro país. Mi ofició es interpretar personajes, he hecho esto por muchos años, es lo que sé hacer y lo hago con gusto, está vigente, lo vemos en los mercados, con personas que nos sirven en la casa y sí salimos del DF, los vemos en pueblos, están vivos”, dijo.

Pero no solo la cuestión social está presente en La hija de Moctezuma, Iván Lipkies, director de la cinta, hace énfasis en la crítica política. “Deberíamos pagar derechos de autor a los políticos, porque nos dan las frases para hacer comedia, y aunque algunas son para ponerte a llorar, están ahí en palabras y actitudes.

“Un ejemplo es el cartel de la gobernadora (interpretada por Raquel Garza), nos recuerda a un gobernador pechocho que le daba coscorrones a periodistas, hay muchas referencias políticas en la película. Desde cintas anteriores veía revistas y sacada secuencias completas para crear diálogos”, agregó el realizador.

Y es que el filme hace referencia a frases de algunos políticos, como: “comes y te vas” o “haiga sido como haiga sido”, también se refiere a Moctezuma como el único gobernante que devolvió sus riquezas a la nación. Además  menciona a “La Gaviota” y retrata situaciones duras como el narcotráfico y la piratería de artesanías.

“Ese tipo de cosas las vivimos cotidianamente; no hay una declaración de un político de alto nivel que no causé risa, por lo menos las tenemos presentes por una semana, pero la mayoría se quedan en el recuerdo por sexenios. No es la finalidad de la película, pero se ha convertido en parte del colectivo mexicano”, dijo Lipkies.

Respecto al personaje que regresa a la pantalla después de quince años, María Elena Velasco comentó que aún recuerda el día que decidió dar vida a una indígena discriminada por la sociedad y las autoridades. “Comenzó en San Juan de Letrán, hoy Lázaro Cárdenas, donde se sentaban las Marías a vender en el suelo.

“En esa época veía cómo se las llevaba ‘la Julia’, la camioneta, les recogían la fruta, a veces se las llevaban también a ellas mientras trataban de proteger su mercancía, ahí nació mi personaje. Luego, el público fue muy bueno, respondió muy bien no solo en cine, también en el teatro”, concluyó la actriz. 

Claves

Para reír

- Si bien, La hija de Moctezuma lleva implícita una crítica social y política, María Elena Velasco menciona que su personaje busca algo más que criticar. “Esta película es para que el público se divierta, queremos hacerlos reír y entre mejor nos salga la actuación, el público lo agradece”, dijo María Elena Velasco.

- En la cinta participan también Eduardo Manzano, Rafael Inclán, Raquel Garza e Irma Dorantes, quienes compartieron la satisfacción por colaborar con María Elena Velasco en una comedia blanca, pero que invita al público a reflexionar sobre su entorno social y político.