Del Toro encanta a Venecia con el amor de una bestia

El cineasta mexicano desfiló por la alfombra roja junto a la ganadora del Oscar, Octavia Spencer; agregó que luego de la exhibición de esta película se tomará un año sabático.

Venecia

El director de cine mexicano Guillermo del Toro hechizó al festival de Venecia con una magistral y delicada fábula de amor entre una princesa muda y una extraña bestia anfibia.

“El cuento de hadas es el antídoto perfecto contra el cinismo, porque toca las emociones”, reconoció el cineasta tras presentar su más reciente producción, La forma del agua, en competición junto con otras 20 películas en el Festival Internacional de Cine de Venecia.

El realizador mexicano da rienda suelta a su pasión por las criaturas fantasmagóricas, a las que ambienta en un extravagante universo visual, arrancando aplausos y críticas entusiastas de especialistas y público.

Ambientada en 1962, en plena Guerra Fría, narra la historia de una joven muda, Elisa (Sally Hawkins), quien vive una existencia solitaria, pero serena, sobre un cine de barrio sin clientes.

De día visita a su vecino Giles (Richard Jenkins), un artista gay envejecido que se gana la vida con comerciales y ama las comedias musicales que trasmite la televisión.

Por la noche trabaja junto con su amiga negra Zelda (Octavia Spencer) en un laboratorio científico secreto del gobierno estadunidense.

Se trata de un trío de personas desadaptadas que rechaza el sistema, buscan el amor y  terminarán por unir fuerzas.

La vida de Elisa cambiará con la llegada al laboratorio de una extraña criatura marina extraída de las aguas del Amazonas, donde era venerada como una divinidad.

La bestia además es capaz de respirar al aire libre, una cualidad que interesa a los rusos y a los estadunidenses entonces embarcados en una feroz competencia para ir al espacio.

La criatura (el bien disfrazado actor Doug Jones) es percibida como un peligro para la humanidad por un terrorífico ejército, lleno de prejuicios y odio. El encuentro se convertirá en una oda al amor puro entre la princesa sin habla, que se comunica con signos, y un monstruo perseguido.

El filme es considerado entre las mejores películas de Del Toro después de El laberinto del fauno, ganadora de tres premios Oscar y es candidato tan solo un día después de iniciado el certamen entre los vencedores del codiciado León de Oro de Venecia.

“El primer acto político a nuestro alcance es elegir el amor en lugar del miedo, vivimos en un tiempo en que el miedo y el cinismo se usan de una manera muy persuasiva”, dijo a la prensa el cineasta mexicano.

La segunda jornada del festival estuvo marcada por otro filme aplaudido, First Reformed, del director estadunidense Paul Schrader, quien mezcla muerte y terrorismo.

Con el actor Ethan Hawke, elogiado por su magistral papel de Ernst Toller, un padre deprimido por la muerte de su hijo en la guerra en Irak.

Schrader optó por un cine dramático, intenso, muy espiritual, lejos de los thriller del pasado.

El prolífico cineasta, famoso por ser el autor de los guiones de películas como Taxi Driver, Toro Salvaje y American Gigolo, confesó que desde hace 50 años soñaba con contar sin piedad la historia de un hombre que pierde todo. 

HACE UNA PAUSA TRAS 25 AÑOS DE CARRERA

Del Toro anunció que ha decidido tomarse un año sabático tras la presentación de La forma del agua en la Mostra de Venecia.

“La novedad es que, por primera vez en 25 años de carrera, he decidido tomarme un año sabático, me hacía falta. Y ahorita mismo me interesa mucho no hacer cine”, dijo Del Toro.

Tras asegurar que proyectos como la cinta de animación Pinocchio van “bien”, el realizador señaló que se tomará un descanso en su carrera. “Lo resistiré, no será difícil”, dijo sonriente Del Toro, quien presentó su más reciente filme, donde una criatura extraña es el protagonista.

“La idea del monstruo como figura de redención es una idea muy religiosa para mí y ciento por ciento mexicana”, resaltó el mexicano sobre una película que ha recibido el aplauso de la crítica.            

CLAVES

PROMOCIÓN MUNDIAL

Matt Damon puso en marcha el Festival Internacional de Cine de Venecia con la presentación de la comedia Downsizing.

La cinta tiene programado su estreno mundial en diciembre de este año.

Luego de Venecia, el filme se proyectará en el Festival Internacional de Toronto.