"Furiosos" gracias a la tecnología

Tras el fallecimiento del actor Paul Walker, concluir con la filmación de la cinta "Rápidos y furiosos 7" fue posible gracias a efectos digitales  de primera línea.

Los Ángeles, enviado

El 2013 fue un año que transformó la franquicia Rápidos y furiosos. Ese año, la sexta entrega de la saga recaudó a escala mundial más de 787 millones de dólares, convirtiéndose en el episodio más exitoso de las cintas de autos y persecuciones. En noviembre de ese año falleció uno de sus protagonistas, Paul Walker. Tras esta pérdida, el escenario fue como una pesadilla para los involucrados en el proyecto.

“Fue muy difícil para todos cuando esto pasó, nos tomó por sorpresa, es lo último que cualquiera de nosotros esperábamos y fue un tiempo muy difícil y muy emocional para todos alrededor de mí, para el elenco, para el estudio, para los productores, porque todos amaban a Paul. Él era un tipo grandioso y, en mi caso, me golpeó de una forma más fuerte de la que esperaba y me hizo cuestionarme si podía o no terminar la película”, dijo James Wan, director de Rápidos y furiosos 7 a ¡hey! , en Los Ángeles.

También en 2013 el director se anotó el éxito más grande de su carrera con la cinta El conjuro, con la que recaudó más de 318 millones de dólares alrededor del mundo, con un presupuesto de solo 20 millones de dólares. Esa hazaña lo puso al frente de Rápidos y furiosos 7 ; y gracias a los efectos digitales y los trucos aprendidos en las cintas de terror, la participación de Paul Walker pudo ser concluida en el filme.

“Tuve que buscar en mi bolsa de trucos cinematográficos, tengo una bolsa grande de mis días de hacer cine independiente; aprendí muchas cosas y usé cada una de ellas para hacer que esta cinta funcionara. Es muy importante que cuando vez la película completa se presenta todo de manera muy sutil y cuando llegas al final es muy orgánico que tuviéramos la oportunidad de despedirnos de él”, explicó el director, que contó con el apoyo de los hermanos de Paul Walker para cerrar el proyecto.

Eso fue en el apartado técnico; emocionalmente, el elenco comandado por Vin Diesel sufrió un duro golpe. En las entrevistas a la prensa internacional, Diesel confesó que no había llorado tanto en su vida como el año pasado, mientras que Tyrese Gibson lucía con orgullo una sudadera con la imagen del fallecido actor, para recordar que aún les hace mucha falta.

“Teníamos trabajo que hacer, teníamos que portarnos profesionales y mantenernos íntegros para que la gente supiera que la cinta de Paul Walker estaba cerca. Personalmente es muy difícil, él era nuestro hermano. Pienso que mi lección de vida con esto es que cosas malas no solo le pasan a gente mala, a veces cosas malas le pasan a gente increíble y hermosa, y eso fue lo más duro de asimilar para todos nosotros”, relató Tyrese.

No todo fueron pérdidas, pues a la saga se sumó el actor Jason Statham, encargado de denotar el conflicto de esta entrega. Él da vida a Deckard Shaw, hermano del villano de la anterior cinta, y que ahora busca venganza contra Toretto y compañía. La estrella de acción encontró al equipo de actores fuerte, pero conscientes de su dolor.

“La gente responde de la forma en que responde alguien que perdió a un ser muy querido, y tiene un gran impacto en la gente y su persona, fue una cosa terrible y perdieron a alguien muy especial”, relató Statham.

Claves

El reto en taquilla

La saga de Rápidos y furiosos es la franquicia más exitosa de Universal, para la que el público alrededor del mundo ha comprado más de 2 mil 300 millones de boletos. 

La nueva entrega se enfrenta al reto de superar la importante recaudación en taquilla que consiguió su predecesora, con 787.7 millones de dólares alrededor del mundo.

A continuación los números que ha conquistado el proyecto.

- Rápido y furioso, 2001.

EU: 144.5 millones de dólares.

Internacional: 62.9 millones de dólares.

Total: 207.4 millones de dólares.

- Más rápido y más furioso, 2003.

EU: 127.1 millones de dólares.

Internacional: 109.1 millones de dólares.

Total: 236.3 millones de dólares.

- Rápido y furioso: Reto Tokyo, 2006.

EU: 62.6 millones de dólares.

Internacional: 95.9 millones de dólares.

Total: 158.5 millones de dólares.

- Rápidos y furiosos, 2009.

EU: 155.1 millones de dólares.

Internacional: 208.6 millones de dólares.

Total: 363.8 millones de dólares.

- Rápidos y furiosos 5in control, 2011.

EU: 210 millones de dólares.

Internacional: 420 millones de dólares.

Total: 630 millones de dólares.

- Rápidos y furiosos 6, 2013.

EU: 238.7 millones de dólares.

Internacional: 551.1 millones de dólares.

Total: 787.7 millones de dólares.