Esperan 25 mil espectadores en el Festival de Cine Judío

Los organizadores confían en que su duodécima edición, la cual iniciará el 13 de enero, mantenga el paso ascendente que ha registrado.

México

El conflicto árabe-israelí, la propaganda nazi y las relaciones humanas son solo algunas de las temáticas que se explorarán con los siete filmes que forman parte de duodécima edición del Festival Internacional de Cine Judío en México, cuya apertura será el 13 de enero.

El árbol de aceituna, dirigida por el israelí Eran Riklis, será la primera película que se proyecte como parte de este encuentro en el que convergen miles de personas como testigos de la cinematografía mundial y la diversidad cultural.

“Mantenernos no ha sido sencillo, pero los logros nos alientan, recuerdo que en la primera edición tuvimos 1,500 personas, pero el año pasado tuvimos casi 17 mil asistentes. El éxito del festival nos sorprende”, dijo Mark Liwerant Bokser, presidente del FICJM.

“En la edición número diez tuvimos más de diez mil espectadores, en la nueve 4 mil; hemos tenido un crecimiento muy importante, por eso este año apostamos a superar las 25 mil personas, creo que podemos por la calidad de las películas y el apoyo de nuestros patrocinadores”, agregó.

La apuesta cinematográfica para este año se compone de filmes reconocidos en festivales de corte internacional: “Tenemos películas que han sido renombradas en los festivales más importantes del mundo. En total son siete películas, el año pasado nos fue muy bien con las siete.

“Esta edición la abrimos con El árbol de aceituna, que toca la relación árabeisraelí. Tenemos el documental La llave perdida que habla sobre la propaganda alemana nazi, que usó el cine para  persuadir a la sociedad”, dijo.

Pero no solo los temas duros forman parte de la programación, también la comedia y los temas ligeros acompañarán al espectador: “Tenemos historias amenas y para jóvenes como Aventura sexual, una cinta de coproducción canadiense que retrata las relaciones judías”, agregó Mark.

A partir del 13 de enero, el público podrá asistir a 17 salas de Cinépolis, la Cineteca Nacional, el Autocinema Coyote, la Sinagoga Histórica Justo Sierra, La estela de Luz y la Biblioteca México, para participar del cine judío.

Claves

Se suman más salas

- Desde hace cinco años, Cinépolis se sumó al festival para promover las cintas en sus cedes; este año se sumaron dos salas: “Sala de Arte es la iniciativa que se tiene para promover el cine de arte o no comercial y lo que ha logrado es crear públicos”, dijo Ramón Ramírez, director de Relaciones Institucionales de Cinépolis.

- “El público cada vez está más ávido de otros contenidos y de otro tipo de películas, por eso apostamos por el festival. Se integran dos salas, de Río Tijuana y de Monterrey”.