Celebran diversidad familiar de ‘Kubo’

Las actrices, quienes reconocieron el trabajo artesanal de la producción, coinciden en lo positivo del mensaje de libertad que ofrece la película.

México

A través de una familia no convencional conformada por un niño, un simio y un escarabajo, Kubo y la búsqueda del samurai aboga por la diversidad familiar, lo cual celebran Sofía Espinoza y Cecilia Suárez.

“Justo ahora que hay tanta polémica con el tema de las familias, algo que me gustó de esta película es que es diversa. La familia puede ser de muchas formas, no tiene que ser de una manera; eso hoy en día es muy importante recalcar, porque se están diciendo cosas completamente retrógradas, y esta película te invita a aceptar que tu familia sea diferente”, dijo en entrevista Sofía Espinosa, quien da voz a las dos villanas principales.

La actriz no comprende que la gente exija un solo modelo de familia, pues lo considera “anticuado y tonto”, razón por la que destaca que es importante que el mensaje de libertad llegue a través del entretenimiento.

“Creo absolutamente en la diversidad y la libertad sexual, que uno puede vivir como quiera, con quien quiera y que forme la familia que desea; me llama la atención que la gente proteste por ello. En esta película se rescata todo eso, son personajes muy auténticos y muy libres”, dijo.

“Además de la metáfora de la ceguera, porque al protagonista le quieren quitar los ojos para que no vea a la humanidad como algo con lo que puede relacionarse, hoy en día estamos en momentos oscuros y es importante volver a lo que nos hace humanos y ayudarnos los unos a los otros”, agregó la actriz,

Cecilia Suárez, quien prestó su voz al mandril, concuerda con su compañera de reparto, y considera pertinente abogar por la libertad en los tiempos actuales.

“Habla sobre la familia distinta, sobre defender lo que te hace feliz, trascender la muerte; habla de lo que realmente es la familia más allá de la sangre”, declaró.

Para Suárez, Kubo y la búsqueda del samurái no es una película enfocada a los niños debido a que contiene pasajes fuertes, pero de ella destaca el mensaje de soltar y reconciliarse con la muerte.

“Me parece que mi personaje habla de cómo se transmite la muerte por medio de la vida; cuando alguien se va, permanece de muchas formas, aunque no físicamente. Ella permanece en este otro ser, pero al mismo tiempo habla de cómo siguen siendo parte de uno aquellos a quienes hemos amado y se han ido antes que nosotros”, comentó.

Más de 20 ilustradores trabajaron en la creación de los personajes de manera física para después digitalizarlos y llevarlos a la animación; las actrices que formaron parte del proyecto destacan el peso artesanal del proceso.

“Es impresionante ver la cantidad de animadores que estuvieron involucrados en el proceso; es un trabajo artesanal, las posibilidades que tiene son infinitas, además de lo que no vemos, porque te puedo decir que la gente encargada del doblaje en México hace un gran trabajo y jamás se les reconoce el amor y la dedicación que ponen” a este tipo de trabajo, enfatizó Cecilia.