Sin distribución no hay industria: Blanca Guerra

La Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas anunció a los nominados al Ariel, que se entregará el próximo 27 de mayo.
La también actriz señaló la importancia de la democracia en la institución que preside.
La también actriz señaló la importancia de la democracia en la institución que preside.

México

Pese al incremento en la producción de películas mexicanas y el gusto del espectador por algunas de sus historias, Blanca Guerra, presidenta de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), considera que el problema de exhibición sigue siendo un obstáculo para consolidar una industria fílmica.

En el año 2000, la producción nacional se contabilizaba en alrededor de 30 filmes, mientras que actualmente esta cifra ha crecido considerablemente, al superar la centena de producciones al año. Desde 2013, las películas llegan a un número amplio de salas, como en el caso de No se aceptan devoluciones, que estrenó en más de 2 mil pantallas.

“Según los datos del Instituto Mexicano de Cinematografía, en el 2000 teníamos 28 películas; ahora tenemos un promedio de 130 al año, lo cual nos alegra, porque vamos cimentando y madurando el quehacer cinematográfico, para que se pueda considerar industria”, comentó la presidenta de la AMACC, Blanca Guerra.

Si bien la producción anual se enmarca por números positivos, Guerra considera que para hablar de una industria se debe atender el problema de la exhibición y distribución, ya que “las películas deben llegar de manera equitativa a las salas, por esto aún no podemos hablar de industria. Lo que falta consolidar es que lo que se invierte en producción cinematográfica se recupere”.

Cimentar una industria no necesariamente requiere de películas de calidad.

“Hay buen cine y mal cine en todo el mundo, hay películas a las que el público apoya y a otras no les va tan bien, pero entre más personas vean cine mexicano, creceremos; mientras no suceda esto, no seremos una industria, esa es la etapa final de nuestro proyecto cinematográfico”. 

Este crecimiento anual no solo se ha hecho notar en las salas de cine, también en la próxima entrega del Premio Ariel, donde competirán 134 películas en 26 categorías. Güeros, de Alonso Ruizpalacios, encabeza la lista con 12 nominaciones, le siguen La dictadura perfecta, Las oscuras primaveras y Carmín tropical, con 10 nominaciones respectivamente.

En relación a la quinteta de Mejor Película, conformada por historias que se colocaron en el gusto del público, que causaron polémica, o que triunfaron en distintos festivales, Guerra comentó que, aunque se trata de una casualidad democrática, puede ser un gancho para atraer al espectador a la próxima entrega del Premio Ariel, que tendrá lugar el 27 de mayo.

“No creo que esa sea la influencia más grande de selección en la categoría, pero sí creo que coincide con el gusto de la mayor parte del público. No te voy a decir que estoy absolutamente de acuerdo con el resultado, estoy satisfecha con la selección, pero honestamente yo tenía mis guardaditos y no coincidimos, así es la democracia.

“El público es muy vasto, pero considero que hay películas que convocan a un gran sector que son partidarios del cine más comercial y menos ambiciosos a nivel de contenido o incluso intelectualmente; lo importante es que todas se vean y que el público diga quién es favorecido con su apoyo y quién no”, concluyó la líder de la Academia de Cine.  

Claves

Homenajes

- Como parte de la ceremonia del Premio Ariel, en su edición 57, Blanca Guerra comentó que se tiene contemplado rendir homenaje póstumo a tres escritores que, con su obra, contribuyeron a la cinematografía nacional: Vicente Leñero, José Emilio Pacheco y Gabriel García Márquez.

- Entre las actividades para el 27 de mayo en el Palacio de Bellas Artes se contempla entregar el Ariel de Oro a la productora Bertha Navarro y al creador de efectos especiales Miguel Vázquez, pues “ambos han hecho mucho por la cinematografía mexicana”, comentó Blanca Guerra.