Héroe color de hormiga

[Funcion Dominical]
Ant-Man
Ant-Man (Marvel)

Ciudad de México

"Mamá, ¿mi papá es un hombre malo?". "No, querida, solo está confundido". Con estas palabras se presenta el nuevo súper héroe que Marvel trae en estas vacaciones. Un desatino por donde se vea: El Hombre Hormiga.

La película tiene el siguiente esquema: un tipo mediocre obtiene súper poderes. Pero como se sabe, con grandes poderes "vienen grandes responsabilidades", de modo que el tipo mediocre tendrá que afrontar los problemas del mundo y, además, los de su vida familiar. Ya hablaré de ello.

Uno de los ganchos infaltables en esta clase de películas son los grandes actores. Michael Douglas lo es y ha decidido participar en Ant-Man por razones que desconocemos aunque es posible aventurar que la paga haya sido lo suficientemente jugosa como para arriesgar su prestigio. Douglas interpreta al doctor Pym un "científico" que en el tenor de Frankenstein ha decidido crear un ejército de soldados del tamaño de una hormiga. La idea no es mala, los malos son los enemigos del doctor Pym, quien se queda, de todo su proyecto, con solo un traje con el que planea vengarse.

Como decía antes, más que los problemas del mundo, nuestro héroe debe afrontar su vida familiar. Esta clase de películas están dirigidas a niños que muy probablemente están viviendo un divorcio atroz. Y es que se sabe que en Occidente el amor dura entre siete y 12 años, tiempo justo para espetar a los niños y niñas del mundo una película que los haga fantasear con que un día papá habrá de convertirse en un verdadero súper héroe y dejará de ser el fracasado que ya no soporta mamá.

A decir verdad, con héroes de Marvel como Batman y El Hombre Araña, nos habíamos acostumbrado a historias más inteligentes, de contenidos más complejos y metáforas sociales incluso poéticas. Si uno espera esto de Ant-Man sufrirá una decepción. En definitiva El Hombre Hormiga no es recomendable para esta función dominical por más que los efectos especiales son (como era de esperarse) lo más impresionante. La secuencia más asombrosa, de hecho, es aquella en que el ladronzuelo fracasado descubre su capacidad para transformarse en soldadito del tamaño de una hormiga y, con la voz de Michael Douglas resonando en su cabeza, corre por el mundo evadiendo los pies frenéticos de parejas que bailan, aspiradoras, chorros de agua que con su tamaño se vuelven auténticos tsunamis y sus peores enemigas: las ratas.

Hay que conceder que los diálogos están muy trabajados en el esquema uno a tres, lo cual significa que dos diálogos preparan el remate de un tercero pretendidamente chistoso. A causa de este esquema uno no sabe si se encuentra en una película de Marvel o en una típica comedia estadunidense tipo Friends. Como sea, ni con estos diálogos pretendidamente chistosos, ni con la actuación de Michael Douglas ni con los espectaculares efectos especiales, El Hombre Hormiga consigue medirse con otra clase de súper héroes más elaborados como Batman o Spider-Man.

El Hombre Hormiga. (Ant-Man). Dirección: Peyton Reed. Guión: Edgar Wright, Joe Cornish, Adam McKay y Paul Rudd basados en el cómic de Stan Lee y la historia de Edgar Wright y Joe Cornish. Fotografía: Russell Carpenter. Con Paul Rudd, Michael Douglas, Evangeline Lilly, Corey Stoll. Estados Unidos, 2015.

@fernandovzamora