Entre aplausos y abucheos, Cannes prepara su cierre

Te presentamos un resumen de lo que sucedió en la 69 edición del encuentro cinematográfico; mañana se realizará la ceremonia de premiación.
El reparto de la cinta 'Elle' que compite por la Palma de Oro.
El reparto de la cinta 'Elle' que compite por la Palma de Oro. (AFP )

Cannes

Varias películas se perfilan como favoritas para ganar la Palma de Oro que se atribuirá el domingo en Cannes, al término de una edición con sorpresas muy aplaudidas y abucheos a realizadores que decepcionaron.

'Toni Erdmann' de Maren Ade, abanderada de la nueva generación de cineastas alemanes, se ganó de antemano la palma de los corazones en la Croisette. Resta por ver si el jurado de nueve miembros encabezado por el director de 'Mad Max', el australiano George Miller, confirma el veredicto de los aplausos y las calificaciones de la crítica internacional.

La recta final del certamen aportó nuevos contendientes al pelotón de vanguardia y según una mayoría de festivaleros, tras la proyección este sábado de 'Elle' del holandés Paul Verhoeven, el último de los 21 filmes en liza, el juego quedó muy abierto.

Del norteamericano Jim Jarmusch cautivó en Cannes la poesía de 'Paterson', pero también el cine rumano despuntó con dos películas muy elogiadas, 'Sieranevada' de Cristi Puiu y 'Bacalaureat', del ya galardonado en 2007 de Cristian Mungiu.

El universo femenino de 'Julieta' de Pedro Almodóvar, una combativa Sonia Braga en 'Aquarius' del brasileño Kleber Mendonça Filho, el amor interracial de 'Loving' de Jeff Nichols y el cine social de Ken Loach en 'Yo, Daniel Blake' cosecharon aplausos.

Brasil ya se llevó un premio de Cannes el sábado, con la atribución del Ojo de Oro al mejor documental para 'Cinema Novo' de Eryk Rocha, sobre ese movimiento cinematográfico brasileño nacido en los años 1960 que lideró su padre, Glauber Rocha.

En cambio, varios realizadores de primer plano decepcionaron con sus películas, encabezados por Sean Penn y su ridiculizada historia de amor de empleados humanitarios en África, 'The Last Face', la más abucheada del certamen.

La comedia familiar 'Es solo el fin del mundo' de Xavier Dolan fue maltratada por la crítica internacional pero gustó a la francesa. También dividieron a las salas el thriller erótico y caníbal del danés Nicolas Winding Refn 'The Neon Demon', 'Personal Shopper' de Olivier Assayas y 'American Honey' de Andrea Arnold.

Roberts descalza y otras reinas de Cannes 

De la lluvia de estrellas que deslumbraron en la alfombra roja quedará ante todo la imagen de una espectacular Julia Roberts subiendo desafiantemente descalza la escalinata del Palacio de Festivales. También se abrió camino una nueva generación de actrices, de Kristen Stewart a Elle Fanning, pasando por Blake Lively y la cubana Ana de Armas o veteranas como Sonia Braga, sonriente y sin complejos a los 65.

En un registro más rebelde que Julia Roberts, los chicos malos rockeros Iggy Pop y Jim Jarmusch también desafiaron el protocolo de la alfombra roja con gestos obscenos del dedo mayor a la hora de posar ante las cámaras.

Política brasileña en la Croisette 

Junto a Sonia Braga, el equipo de 'Aquarius' aprovechó la exposición mediática mundial de Cannes para protestar con carteles contra el gobierno de Michel Temer. El resto de los cineastas brasileños presentes en el festival, cuyo cine fue en buena medida subvencionado por los gobiernos anteriores, se sumaron a esta protesta contra el "golpe de Estado" de Temer y el cierre del ministerio de Cultura.

La política tampoco estuvo ausente en el cine que trajo Chile a la Croisette con 'Neruda' de Pablo Larraín, sobre la persecución contra el poeta en sus años de militancia comunista en los años 1940. El chileno Alejandro Jodorowsky presentó por su parte en Cannes una aplaudida "Poesía sin fin", segunda parte de su saga autobiográfica.

Almodóvar, Luis XIV y el regreso de España 

Con la quinta participación de Almodóvar en la carrera por la Palma de Oro, España hizo un sonado regreso en esta 69 edición.

Pero el destaque ibérico no se limitó al consagrado realizador de 'Julieta' que logró sortear sin mayores daños el mal momento de su figuración en la lista vergonzante de los Papeles de Panamá, sino que la nueva guardia también defendió los colores de España, especialmente el gallego Oliver Laxe, gran premio de la Semana de la Crítica con su aventura épica y espiritual de 'Mimosas'.

El catalán Albert Serra cautivó a Cannes con 'La muerte de Luis XIV' con el legendario actor francés de la Nouvelle Vague Jean-Pierre Léaud en el papel del Rey Sol, un descubrimiento elogiado por la prensa, desde el New York Times a los medios franceses que hablaron de obra maestra.