Los años no le pesan a Schwarzenegger

El actor, que celebra haber sido dirigido por Alan Taylor, regresa a la pantalla grande con "Terminator: génesis", después de una larga espera.
"Terminator: génesis", que estrena este viernes.
"Terminator: génesis", que estrena este viernes. (Especial)

Río de Janeiro, enviado

A punto de cumplir 68 años de edad, Arnold Schwarzenegger no se siente viejo ni mucho menos obsoleto. Al contrario, se compara con los nuevos superhéroes de cómics que han invadido actualmente Hollywood, y con cierta complicidad juguetona asegura que “no hay nadie más guapo que Terminator”.

Pero antes de empezar a hablar más sobre el renovado e icónico robot T-800, uno de sus personajes consentidos y a su vez más redituables en su carrera, el actor austriaco confiesa que no le gusta usar corbatas, habla sobre su fanatismo por el iPad e intercambia opiniones sobre la aplicación Snapchat, la cual le parece “maravillosa”.

Su imponente voz retumba en las cuatro paredes del salón perteneciente al Hotel Copacabana Palace, situado frente a la emblemática playa de Río de Janeiro, y su risa opaca, aún más, todas las voces y atrapa miradas; sin embargo, su estatura llega a decepcionar, ya que no es tan impresionante como aparece en IMD (en realidad mide 1.78).

Eso sí, los músculos no los pierde y el dinero tampoco, pues luce en su mano derecha lujosos anillos y en la izquierda un reloj de gran tamaño. Él mismo no se intimida en decir que comenzó a actuar en películas porque quería “ser el mejor pagado” y que ganó “más dinero que nadie”, pero esos tiempos ya pasaron y sus metas son diferentes.

“En este momento de mi vida haría una película sin cobrar si encuentro el proyecto que me encante. Incluso con Terminator, eso fue de lo último que pregunté ‘¿cuánto me van a pagar?’. Para mí es más importante tener un buen guión y saber que el proyecto es bueno para que entonces la gente vaya a ver la película y sea exitosa”, comentó.

Por ello, Arnold  nunca dudó en volver a Terminator y menos cuando conoció al equipo liderado por el cineasta Alan Taylor, quien tomó la batuta de James Cameron.

“Sabía que la película iría en una muy buena dirección. La visión que tiene Taylor es genial y no es un gritón como Paul Verhoeven, Millius o Cameron, todos ellos son unos gritones”.

“Él se comunica fácilmente y mantiene al equipo en conjunto, está muy seguro de su talento y capacidad. Cameron es muy perfeccionista y, por otro lado, a Alan le gusta estar ahí, dispuesto a discutir detalles de las escenas. Son diferentes y tienen muy buen sello cada uno de ellos”, expresó.

Entre los cambios que celebra es el uso de la tecnología, pues indicó que en esta entrega “hay batallas épicas que no se hubieran podido hacer hace 30 años”.

“Hay muchas diferencias entre el primer Terminator y ahora porque en la uno usábamos la mejor tecnología que había disponible, pero cuando ves ahora lo que tenemos es increíble, y te das cuenta de todas las cosas que puedes hacer con los efectos visuales”, apuntó.

También consideró que es un filme de acción con elementos emocionales gracias a la fuerza de personajes como Sarah O ‘Connor (interpretada por Emilia Clarke).  

Claves

La trama

- Terminator: génesis, que estrena este viernes, se sitúa en una ruptura de tiempo en la que John Connor, líder de la resistencia humana, envía al sargento Kyle Reese de regreso a 1984 para proteger a Sarah O’Connor y en su búsqueda se encuentra con improbables aliados como Terminator T-800.

Su historia

- La primera cinta de  Terminator se pudo ver en la pantalla grande en octubre de 1984, bajo la dirección de James Cameron.

- Terminator encabezó la taquilla estadunidense durante dos semanas, lo cual ayudó a lanzar la carrera cinematográfica de James Cameron y consolidar la de Arnold. Schawarzenegger, además de que en muchos países se ha considerado como una de las mejores películas. 

- Se han rodado cuatro secuelas: Terminator 2: el juicio.Terminator 3: la rebelión de las maquinas, TerminatorSalvationy Terminator: génesis, que se estrena este viernes.

- La cinta está basada en pesadillas que Cameron tuvo estando enfermo, participando luego en la idea de varios storyboars.