Me alejé de México, no de mis sueños: Guillermo del Toro

El cineasta reconoce que debido a la inseguridad dejó el país; presenta su reciente película animada "El libro de la vida"

México

El secuestro de su padre a finales de los 90 no solo provocó que Guillermo del Toro saliera del país, también que abandonara parte de los proyectos que deseaba filmar en su tierra, como Plata, la historia de un luchador que pelea contra vampiros  políticos y que ahora forma parte de la serie The Strain.

“Extraño México, aquí tenía pensada una carrera desde que era chavo, como cuando hacía Doña Lupe y Cronos; la carrera que imaginé era hacer películas de terror en barrios de clase media mexicana. Tenía ganas de hacer No habrá final feliz  y Plata, una historia sobre vampiros”, comentó Del Toro.

Pero el tema de la inseguridad truncó su desarrollo profesional en México. “Sí me hubieran preguntado cómo imaginaba mi carrera, hubiera descrito algo distinto, pero cuando comenzó el exilio involuntario, después del secuestro, me cambió la vida en todos los aspectos, a parte del personal, el de trabajo.

“Es complicado para mí, lo digo cada vez que me preguntan, pero hay gente que sigue suelta (uno de los secuestradores). La última conversación que tuvimos al respecto no fue muy buena, es bien complicado el tema de la seguridad para bien o para mal”, añadió el realizador, respecto al secuestro de su padre en 1998.

Para no abandonar del todo su sueño, el mexicano imprimió la esencia de Plata en su nueva serie. “En TheStrain tengo un luchador enmascarado que pelea contra vampiros, viene en la segunda temporada; es un tipo con una pierna rota que trabaja de guardia para un grupo de políticos, quienes resultan ser los vampiros.

“El Ángel de Plata trabaja limpiando un restaurante hindú, donde suceden cosas raras; entonces, se vuelve a poner la máscara de cuando filmaba películas y mata vampiros; es un luchador clásico, en plata y rojo, no está marcado, es grandote y panzón, creo está inspirado en mí”, dijo en broma Guillermo.

De esta forma, Del Toro dará cabida en la serie a su gusto por la lucha libre. “Soy fan de los luchadores, los veía de chico; me encanta Mil Máscaras, El Santo, Blue Demon y Rayo de Jalisco. Mi papá y yo veíamos las luchas cada fin de semana en la tele, pero cuando él iba a la arena me mandaban saludos; los luchadores son superhéroes reales, de carne y hueso”, añadió.

Del Toro arribó a México para presentar El libro de la vida, filme animado que rescata la esencia del día de muertos; al respecto, recordó cómo festejaba en Guadalajara. “Nací en el 64, por tanto, me tocó un día de muertos muy tradicional, iba al cementerio a limpiar la tumba de mi abuelo, mientras mi abuela rezaba.

“El Día de muertos era como mi Navidad, me ponía bien cachondo, vendían de todo, habían unas calaveras de barro poca madre, aún conservo una calavera de aquella época; salía atascado de esqueletos, luchadores, dinosaurios, era un rollo para mí; yo hacía la cartita de los reyes en día de muertos”, agregó.

El libro de la vida es una producción de Del Toro, dirigida por Jorge R. Gutiérrez. “Este sueño se hizo realidad, me siento feliz por la cinta y por todo este talento, antes de presentarla vomité del miedo, ha sido una experiencia única”, dijo el director.   

Claves

El filme

- La cinta, que se estrena el próximo 16 de octubre, cuenta con las voces de Diego Luna, Sandra Echeverría, Ana de la Reguera y Kate del Castillo.

- Durante la conferencia de prensa, Del Toro comentó que planea sumar su trabajo al equipo creativo del videojuego Silent Hill: “Es un juego que me impactó de niño”.

- “Lo jugaba cuando estaba preparando El espinazo del diablo, estaba en Praga y era como mi terapia ocupacional. Queremos replantear el universo de Silent Hill”, dijo.

- Rumbo a cumplir 50 años, el cineasta de origen tapatío dijo que tiene una meta: “Es la misma de siempre, bajar de peso y que no se me caiga el cabello”.

- “Para los 50 quiero hacer cosas que no había hecho, como videojuegos y revistas, quiero apoyar a gente joven que llega con ideas novedosas, esa es mi meta”.