Actores populares, imán para el público

Luis Estrada presenta el primer tráiler de su nueva cinta "La dictadura perfecta", que se estrenará el 16 de octubre en más de mil pantallas.

México

La conjunción del cine de calidad con el comercial representó un reto para Luis Estrada, quien buscó con La dictadura perfecta unificar elementos que le permitan coquetear con el público, a fin de llenar las mil 200 salas que sus distribuidores prevén para su estreno el próximo 16 de octubre a nivel nacional.

Entre los recursos que validan la intención de Estrada destaca la plantilla de actores con quienes ya había colaborado en anteriores proyectos, como la inclusión de estrellas de la pantalla chica, que serán el plus para atraer la atención de los mexicanos a la historia de un gobernador que busca convertirse en presidente con ayuda de la televisión.

“Si la estrategia es que la gente compre un boleto de cine, tengo que darle la mayor cantidad de atractivos posibles y creo que entre más grande sea el número de actores populares, tendré un imán para que se acerque el público. Los elegí por buenos, busqué al mejor intérprete para cada personaje”, explicó Luis Estrada.

En la cinta participan Damián Alcázar, Joaquín Cosío, Jorge Zárate y María Rojo, con quienes ya había trabajado en anteriores filmes, pero a La dictadura perfecta se suman  Sergio Mayer, como presidente de la República; Saúl Lisazo, como un líder de opinión, Oswaldo Benavides, como un periodista; y Silvia Navarro, como madre de una niña secuestrada, entre muchos otros personajes.

“Es la sexta película que hago con Damián Alcázar, al tercera que hago con Joaquín Cosío, pero también había perfiles de personajes que ellos (los actores de televisión)  llenaron con creces. La intención fue tener un mayor atractivo para el público”, explicó el cineasta, quien dio el rol principal a su actor recurrente, Damián Alcázar.

La dictadura perfecta llegará a cartelera apoyada por un lanzamiento a gran escala, “se estrenará el 16 de octubre, en unas mil 200 pantallas. Hacer películas para uno mismo es ineficaz, el reto del cine mexicano es que se acerque el público. Se vive una ilusión con cifras inimaginables, con cintas que meten por arriba de 7 millones de espectadores.

“Casos como los que tuvimos con películas que se estrenaron el año pasado hablan de que sí hay un público potencial, pero la apuesta no va de hacer un cine comercial y dejar un poco el de calidad, juntarlo es un gran reto y espero que mi película cumpla con ambas exigencias”, añadió el cineasta, sobre el número de salas al que llegará el filme.

La dictadura perfecta expone el caso de un gobernador que busca llegar a la silla  presidencial con ayuda de la televisión. “Terminé el guión en enero del 2012, fue una apuesta al pensar que lo inevitable iba a ocurrir. Estamos condenados a repetir la misma historia”, explicó Estrada, respecto a la construcción del guión.

“La fuente real de la película, fue ser testigo del presente que nos toca vivir, la película hace referencia, a través de la ficción,  a temas que tenemos presentes, como los video escándalos, el caso de Florence Cassez, el caso de la niña Paulette. Damián personifica a toda una mezcla de gobernadores que llenan nuestras páginas de historias de horror”, concluyó Luis, sobre la trama de La dictadura perfecta.

Buscan clasificación B15

En palabras de Alfonso López, representante de Alfhaville Cinema, quien distribuye la cinta junto a Bandidos Films, La dictadura perfecta es bien acogida por exhibidores, “tuvimos una sesión con Cinépolis y les gustó, hoy (ayer) la verá Cinemex, y hasta ahora tenemos buena recepción, el tráiler está autorizado por RTC con clasificación B”.

El infierno tuvo elementos para ganar la clasificación C, pero La dictadura perfecta no tendría por que ser C, estamos buscando la clasificación B15. La película apenas la entregaremos a RTC, pensamos que será B15, ojala tuviéramos B. La distribuiremos de inicio en México, pero podría ser atractiva para el extranjero”, añadió López.