"Zero Dark Thirty" podría ser proyectada en el tribunal militar de Guantánamo

Al-Baluchi, sobrino del presunto cerebro del 11 de Septiembre, Jaled Cheij Mohamed, fue identificado en la cinta como el detenido torturado en una prisión secreta de la CIA.
La cinta "Zero Dark Thirty" será utilizada como evidencia.
La cinta "Zero Dark Thirty" será utilizada como evidencia. (especial)

WASHINGTON

Los acusados por los atentados del 11 de septiembre presos en Guantánamo pidieron que se proyectara el principio de la película "Zero Dark Thirty", y piden acceder a la misma información que los productores de Hollywood, algo que será tratado esta semana ante el tribunal militar de Guantánamo.

Durante una nueva serie de audiencias preliminares, que se inician el lunes ante un tribunal militar de excepción, las partes deberán abordar entre otras cosas esta solicitud presentada por el abogado James Connell.

"En esta fase, sólo queremos obtener los mismos elementos que les fueron dados a Hollywood", declaró a la AFP el defensor del paquistaní Ali Abd al-Aziz Ali, alias Ammar al-Baluchi.

Al-Baluchi, sobrino del presunto cerebro del 11 de Septiembre, Jaled Cheij Mohamed, fue identificado en "Zero Dark Thirty" como el detenido torturado en una prisión secreta de la CIA.

Su recurso ante el juez militar James Pohl fue suscrito por otros cuatro acusados, entre ellos su tío.

Su solicitud de 418 páginas, publicada en el sitio web de las comisiones militares, incluye decenas de textos y mensajes electrónicos de la realizadora del film, Kathryn Bigelow, y el escenógrafo Mark Boal.

La organización Judicial Watch había revelado que "la administración Obama le había dado a los realizadores un acceso inhabitual a informaciones clasificadas, incluidos los nombres de agentes de la CIA involucrados en la operación contra Osama bin Laden", abordada en la película.

James Connell dijo a la AFP que había solicitado la proyección de los primeros viente minutos del film, pero no está seguro de que el pedido vaya a ser aceptado.

En esos minutos aparece un detenido de nombre de pila "Ammar", sobrino del cerebro de los atentados del 11 de septiembre y acusado de haber gestionado el financiamiento de esos ataques. "Ammar es torturado, encerrado en un féretro, desnudo y atado con un collar para perros en una cárcel secreta de la CIA.