Presentan ‘Welcome to New York’ sin alfombra roja en Cannes

La cinta fue presentada por el director Abel Ferrara en compañía de los actores Gérard Depardieu y Jacqueline Bisset.
La cinta no competirá por una palma de oro.
La cinta no competirá por una palma de oro. (Especial )

Cannes

'Welcome to New York', la película tan esperada de Abel Ferrara, inspirada en el escándalo sexual que costó el cargo al ex director del Fondo Monetario Internacional Dominique Strauss Kahn --y tal vez incluso la presidencia de Francia-- se estrenó este sábado en Cannes al margen del festival de cine.

Protagonizado por Gérard Depardieu y Jacqueline Bisset, el largometraje fue excluido de la selección oficial del festival, pero los productores aprovecharon la presencia de miles de periodistas y compradores potenciales para organizar la difusión del filme en un cine de barrio.

Con Bisset en el papel de la periodista millonaria Anne Sinclair, hoy divorciada de "DSK", la película relata el escándalo provocado por el director del FMI (Fondo Monetario Internacional) acusado de violar a una camarera africana del hotel Sofitel de Nueva York el 14 de mayo de 2011.

La cinta aborda la historia del arresto del director del FM por violar a una africana.

Aunque hubiese sido seleccionada en el festival, la película difícilmente hubiese ameritado una Palma de Oro. Muestra la caída de un poderoso, víctima de sus pulsiones sexuales y no escatima escenas de sexo por dinero ni tentativas brutales de llevarse a una mujer a la cama, mientras que el caso judicial no se desarrolla demasiado.

"Yo no intenté dar o quitarle razones a mi personaje", dijo Depardieu en rueda de prensa tras la proyección. Aunque dijo "comprender las pulsiones" que mueven a ese tipo de personas, dijo que "me da lástima la gente que es así".

El filme proclama estar inspirado en "un caso judicial" y ser pura ficción, pero el espectador reconoce fácilmente a Strauss-Kahn en el personaje que en la pantalla se apellida Devereaux.

El escándalo provocó hace tres años la caída de "DSK", entonces favorito en las encuestas de cara a la elección presidencial francesa de 2012.

Abel Ferrara se interesa sobre todo en las conversaciones de la pareja Devereaux. Sobre las relaciones de Strauss-Kahn y de su esposa, Depardieu comentó que "existe un misterio en esa pareja...¿Qué se habrán dicho? Tuvimos que improvisar".

"Estoy aquí por curiosidad. Ferrara es un gran cineasta y el caso es una historia increíble. Me sorprende bastante que esta película no haya sido seleccionada" en el festival, dijo a la AFP Albert Wiederspiel, responsable de un festival de cine de Hamburgo. Al igual que él, varios cientos de personas hicieron cola en el cine Star para ver la película.

Tras la proyección, Depardieu, Ferrara, Bisset y otros miembros del set dieron una rueda de prensa transmitida por televisión, una exposición mediática que no tuvieron ni "Grace de Mónaco", la película de apertura del festival, ni "Saint Laurent", también estrenada el sábado en el festival.

Los abogados al acecho

Dominique Strauss-Kahn no se expresó hasta ahora sobre la película, lo cual no quiere decir que sus abogados no estén al acecho.

DSK ya inició por ejemplo una demanda por difamación contra el escritor francés Régis Jauffret, autor de la "Balada de Rikers Island", por una novela que pone en escena al dirigente de una institución internacional acusado de tentativa de violación.

El director Recurrió a verdaderos policías que intervinieron en el caso.

A pesar de que proclama que se trata de una ficción, Ferrara rodó algunas escenas en un estilo casi documental. Recurrió a verdaderos policías que intervinieron en el caso y que hacen su propio papel en el filme. También filmó escenas en la casa alquilada por DSK y su mujer Anne Sinclair en Nueva York, durante la detención domiciliaria.

"Es una producción norteamericana y se aplica la ley norteamericana", dijo el productor Vincent Maraval, y agregó: "nuestros abogados vieron la película y el guión".

El caso judicial fue archivado en lo penal, y en lo civil terminó en 2012 con un arreglo financiero con la camarera que aceptó una indemnización por un monto no divulgado.

La película puede verse en internet por 7 euros, según la modalidad de vídeo a la carta (VOD).

Los productores rompieron las reglas de la cronología habitual francesa en materia de estrenos, según las cuales una obra se lanza primero en pantalla grande y sale luego en DVD o VOD, antes de difundirse en los canales de pago y abiertos.

Los productores pudieron transgredir esas reglas porque la película no recibió ningún respaldo financiero de los canales de televisión franceses.