Verástegui ve su cinta como un clásico

Tras buscar una historia que lo convenciera, el productor presenta "Little Boy", una película sobre amor y esperanza que se estrena en México este viernes. 

México

Hacer que el público vea en su segundo largometraje —como productor— un referente fue una de las metas que se planteó Eduardo Verástegui al filmar Little Boy, una historia que pondrá en pantalla la vida de un pequeño que enfrenta las consecuencias familiares durante la Segunda Guerra Mundial.

“Películas como Little Boy tienen larga vida, se vuelven clásicos, como La vida es bella; es una película para toda la familia que ha gustado mucho y la respuesta de la gente ha sido muy positiva”, dijo a ¡hey! Eduardo Verástegui, quien invirtió poco más de cinco años de trabajo en el proyecto.

“Estoy contento con lo que recibo en redes sociales, desde el preestreno, el 10 de mayo, hay cartas y mails de quienes la vieron; me compartieron que en la sala se paraban a aplaudir, todos llorando, sentí muy bonito. Eso es para mí el Oscar, cuando alguien te dice ‘tu película cambió mi vida’ te marca”, agregó el productor.

Dar el salto de actor de melodramas a productor de cine independiente representó una evolución para Verástegui. No solo buscó relación con figuras como Michael Fassbender o Kevin James para impulsar algunos de sus proyectos, sino que también se entrenó en una industria independiente que se ve tocada por Hollywood.

“Para un cineasta independiente todo va a ser complicado, desde encontrar tu proyecto, desarrollarlo, recaudar fondos, producir, posproducir, elegir elenco, encontrar distribución, te involucras en el marketing y la publicidad, todo es más difícil, pero es apasionante, porque tienes el poder de controlar el contenido”, dijo.

La historia de Little Boy le puso de frente nuevos retos, “ser independiente garantiza la integridad de tu obra, la desventaja es que no tienes el respaldo de un estudio que va a mil por hora. Me aventé de la montaña sin alas, porque sabía que era casi imposible contar esta historia de corte independiente, por la falta de recursos.

“El tema es que es de época, sucede durante la Segunda Guerra Mundial, requiere de vestuario, coches antiguos y sets de los años 40, además de millones de dólares. Te preguntas ‘y esto cómo lo voy a hacer’, sobre todo viniendo de una producción como Bella, más sencilla y con cámara al hombro”, explicó Verástegui.

El productor comentó que el filme se logró con el apoyo de amigos. “Aquí solo ves un rostro, pero mucha gente se sumó al proyecto, como Emmanuel y Alexander Acha, que fueron inversionistas; Alejandro Sánz se volvió un embajador de la historia en sus conciertos, al igual que Eva Longoria y Tony Bennett”.

Little Boy contó con las actuaciones de Kevin James, Emily Watson, Ted Levine y Ben Chaplin, entre otros histriones que fueron dirigidos por Alejandro Monteverde. “Fue Alejandro quien me mostró esta historia, porque estaba buscando una historia rica y nada me convencía, pero Little Boy me conmovió, su historia me gritó”.

Claves

No teme a los "piratas"

- Pese a que la película cayó en manos del mercado ilegal, Eduardo Verástegui confía en que el próximo 15 de mayo el público acuda a las más de mil pantallas para ver Little Boy. “No le pongo atención a algo que está fuera de mis manos, pongo atención al presente, a trabajar duro”.

- “Quiero que la película tenga éxito, para poder seguir produciendo más filmes. Me entusiasma comunicarme a través del arte, del cine y los medios, sigo trabajando para que esta película llegue a todos los rincones del país”, agregó el productor, quien debutó con la cinta Bella.

• • •

Las ventajas de producir

Eduardo Verástegui ha encontrado en su faceta como productor una mayor libertad y control sobre las historias que lleva a la pantalla.

“Producir te da la oportunidad de hacer las historias que buscas, así como dar al latino papeles que no son un cliché”, dijo Verástegui sobre Little Boy.

“Después de terminar Bella buscamos un nuevo proyecto y encontramos esta gran historia que me llegó”, comentó, además de señalar que se vio reflejado en la historia. “Me identifiqué un poco, porque yo era el más bajito del colegio, hace años sufrí bullying, por eso buscamos un mensaje universal”, agregó el productor, respecto a la trama que se filmó en Rosarito.

La cinta  tiene como contexto la Segunda Guerra Mundial en un pueblito muy pequeño, donde transcurre la vida del protagonista, quien enfrenta la incertidumbre de saber si su padre volverá o no de la guerra. “Esta historia es sobre no perder la fe, el amor y la esperanza”, explicó Verástegui.

• • •