Tony Stark es mi "Hamlet", pero..: Downey Jr.

Con "El juez", el actor hace equipo con Robert Duvall para contar un tremendo desencuentro entre padre e hijo.

Los Ángeles, enviada

Los que hemos seguido la larga, compleja, dolorosa y brillante trayectoria de Robert Downey Jr. desde los años 80 sabemos que hay mucho más allá de ese traje de hierro y el título de “el actor mejor pagado del mundo”. Y aunque el actor ama interpretar a Tony Stark en Iron Man, sabe bien que tiene todo un público más interesado en sus dotes actorales que  verlo salvar sardónicamente al mundo una y otra vez. De ahí nace el primer proyecto de su nueva productora, junto a su esposa Susan: Team Downey. La película se llama El juez.

 “Creo que podrías decir que El juez trata de padres e hijos, pero yo creo que trata de muchas cosas”.

  Esto de inmediato provocó la pregunta ¿qué clase de hijo y padre se consideraba ser?

“Supongo que era un hijo bueno. Creo que depende del día, qué clase de padre eres. La mayoría de las personas solo están pensando en sí mismas, y creo que tener hijos te da tal oportunidad de no tener que pensar en ti mismo todo el tiempo”.

La misma reflexión sobre la madurez, después de tiempos muy difíciles en su vida, la aplica en algunas de las decisiones y aprendizajes más relevantes de su carrera.

“Nada era más importante que yo cuando tenía 17 años. Pero luego hice cosas como Chaplin, con Richard Attenborough, y me acuerdo que yo pensaba: ‘si él me escucha y hacemos esto como yo creo va a ser la mejor película de todos los tiempos´; y claro, del que acabé aprendiendo más que de nadie en los siguientes diez años fue de él”.

Y su conclusión, años después. “Creo que aprendes a no tomarte a ti mismo en serio cuando de verdad te analizas”.

El personaje

Hank Palmer, el personaje de Downey no es precisamente un hombre amable. Aunque es simple y sencillamente irresistible, sería difícil describirlo de alguna manera que no fuera un verdadero… gandalla. Y Robert concuerda con una gran sonrisa.

“Me encanta eso. Hank es un verdadero hijo de la fregada, pero lo es en parte por la difícil relación con su padre, porque lo más probable es que trabaja demasiado y en parte porque seguramente no sabe lo suficiente acerca de su hija como para ser padre soltero, pero sigue pensando que legalmente eso no significa nada”.

Con las participaciones de Vera Farmiga, Leighton Meester y el maestro Duvall, la cinta maneja todo tipo de emociones durante el recorrido en el que Hank se ve obligado a defender a su padre; el juez del pueblito, que pensó haber dejado para siempre, de una acusación de asesinato.

“Amo esta historia; cuando la he visto con público no paran de reír. Pero en parte creo que lo hacen porque después de las cosas difíciles; muchos sienten que se tienen que recuperar de las cosas por las que pasaron”.

 Respecto a lo que significa que su esposa sea la productora del filme, lo describe de esta manera:

“Trabajar con un montón de actores psicópatas es más que suficiente, así que tener un solo productor para lidiar con todos estos más que raros actores y contar la historia, es como un picnic, en lugar de una pelea de comida”.

Y vaya que no le falta el sentido del humor al referirse a su relación personal y laboral.

“Ella llegaba y me decía cómo hacer algo; y yo me ponía todo ‘mira perra, no me vas a decir cómo manejar mi arte’, y ella solo se me quedaba viendo, subía los ojos al cielo y me decía: ‘Ta´ bueno, ¿ya acabaste?’. Y yo: ‘Sí amor. Ya’. Y todo salía perfecto.

“Más que el tipo de película que estás haciendo en realidad, lo que pasa por mi cabeza es pensar ¿quién es este grupo de personas y qué quieren decir? No importa lo que estemos haciendo, si estoy con un grupo de personas que no están contentos con lo que están haciendo o el director no trae la actitud o y no me siento bien, entonces no quiero estar ahí”.

 Respecto a la diferencia entre hacer este tipo de personaje al de un superhéroe en la preparación y concentración, el actor no menosprecia ninguna de sus dos facetas.

“El proceso es el proceso. Si me lo preguntas, para mí Tony Stark es Hamlet. Y luego hay algo de efectos especiales por ahí.  Pero creo que el proceso para esto es que yo no traté de encabezar el proceso. Esta vez sentí que estaba mucho más callado haciendo la película y estaba escuchando mucho más”.