Toma Melissa McCarthy riesgos de peso

La actriz aseguró que en más de una ocasión ha sufrido heridas por realizar sin stunt las escenas de acción de sus filmes, como en su más reciente actuación en la cinta Tammy.
Una de sus escenas de acción en la película.
Una de sus escenas de acción en la película. (Cortesía Warner)

México

El compromiso total de Melissa McCarthy cuando se refiere a la filmación de una cinta y su falta de conciencia en el tema de seguridad, al insistir en realizar sus escenas de acción sin dobles, le granjeó la aceptación del público y de la Academia, pero le ha dejado varias heridas.

En sus más recientes trabajos, Ladrona de identidades (2013) y Tammy (2014), la actriz no tuvo reservas y puso en práctica la idea que siempre la ha regido: hacer comedia en un mundo en el que sus acciones no tengan consecuencias y con la convicción de enseñar a sus hijas, Vivian y Georgette, que si se trabaja duro y se mantiene un sueño, todo es posible.

En Ladrona de identidades, voluntariamente quiso filmar la escena en la cual es atropellada; mientras que en Tammy, que se estrena el 2 de julio en Estados Unidos, subió a una moto acuática, de la cual perdió el control y al caer al agua, después de una pirueta, extravió una peluca muy costosa.

“Me lastimo todo el tiempo y estoy cubierta de cicatrices. Creo que mi confianza como stunt es más grande que mis habilidades. Me emociona hacerlo, y realmente no lo pienso 42 veces, solo lo hago. Arruiné muchas tomas también, porque la gente con la cual trabajo es muy divertida”, dijo McCarthy en un Q&A desde Los Ángeles.

En Tammy, además de continuar con su gusto por hacer ese tipo de escenas, McCarthy experimentó lo que definió como uno de los mejores momentos en su carrera: compartir créditos con Susan Sarandon y Kathy Bates. En la trama, Sarandon da vida a Pearl, abuela de Tammy Banks (McCarthy), quien se convertirá en su única oportunidad para abandonar su pueblo, luego de perder su auto, trabajo en un restaurante y esposo, todo el mismo día.

“Poder hacer la escena en un muelle con Kathy Bates fue uno de los mejores momentos en mi vida y también, no poder robar en Topper Jacks (nombre del restaurante donde trabajaba Tammy) con Susan, mientras utilizaba una bolsa de papel en la cabeza fue genial.

“Susan Sarandon es una de las mujeres más cool que he conocido en toda mi vida y no importa lo genial que la gente pueda pensar que es, ¡lo deben multiplicar por 50! (...) Además, también pude pasar el tiempo en con Dan Aykroyd”, agregó McCarthy.

Otra de las colaboraciones más significativas para la nominada al Oscar (Damas en guerra, 2011) fue que su esposo, el comediante Ben Falcone, debutó en la dirección en esta cinta: “Filmar con mi esposo es lo mejor, y está sentado junto a mí (ayer), viendo como escribo esto”, indicó Melissa, al tiempo que adelantó que volverán a colaborar. “Estamos escribiendo otra comedia, en la que tenemos un gran número musical, Dios nos ayude”.

Antes de despedirse, McCarthy dijo por qué decidió nombrar al personaje principal de la ópera prima de Falcone como Tammy: “Tenemos una costumbre, si alguien dice un nombre muchas veces en un sketch, obtiene un voto, así que Ben, caracterizado en el personaje de Keith, no dejaba de gritar Tammy, entonces supimos que era el nombre correcto, además me gusta cómo suena”.

:CLAVES

PRODUCCIÓN

El elenco se complementa con las actuaciones de Allison Janney, Gary Cole, Mark Duplass, Dan Aykroyd, Toni Collette y Nat Faxon.

El guión fue escrito por Melissa McCarthy y Ben Falcone. Por su parte, Will Ferrell y Adam McKay son productores, al lado de McCarthy.

El director de fotografía fue Russ Alsobrook; Jefferson Sage estuvo a cargo del diseño de producción: el editor fue Mike Sale y la música corrió a cargo de Michael Andrews.